Buscan despojarlo del hogar donde ha vivido 25 años

Foto (ilustrativa solamente): ulisse albiati via Compfight cc

Update 2: ¡Y cumplió su amenaza! La segunda persona que disputa que el terreno y la casa en que vive Jorge es suya le cerró la entrada con cadenas y candados. Pudo entrar con una escalera, pero hasta que no se ausentaron de la zona (lo cual ocurrió 8 horas después) no pudo salir de su casa. La policía apoyó para que no pudieran poner la barda, pero como las cadenas las pusieron cuando se habían ido, al regresar la policía afirmó que sin una orden judicial (que conseguía en el Ministerio Público, que abre hasta mañana martes) supuestamente no podían quitar las cadenas, casi se queda sin un lugar donde dormir. Finalmente consultó con una amiga abogada y entró en la casa que hasta ahora (hasta que no se resuelva el juicio) está en posesión.

Increíble a lo que llegan las cosas a veces cuando personas sin escrúpulos tratan de aprovechar que alguen no sabe mucho de leyes para tratar de quitarle una propiedad.

Update 1: Y como si no fuera suficiente el problema del caso que les cuento, las cosas se pusieron peor.

Hoy esta persona que les contaba el pasado noviembre me contactó para contarme que otra de las personas parientes de su fallecido tío abuelo, también con interés en quedarse con partes del terreno y la casa donde vive, se presentó en su casa intentando cerrarle el acceso con una barda al área donde vive.

Otra también tía (Alejandra, digámosle) afirma que tiene derecho a cerrar ese acceso al área de arriba de la casa puesto que de abajo ya se apoderó (con engaños, puesto que no ha mostrado ni un sólo papel legal) y que toda el área de abajo, incluídas las escaleras, son suyas.

Esta persona, aunque Jorge le adujo que hay un juicio testamentario en proceso, que en caso de querer cerrarle, él se quedaría adentro y entonces podría ser acusada de privación de la libertad, insiste en que lo hará, y que si no pudo este sábado, lo hará el siguiente.

La señora (de más de 60 años, ya con propiedades, ya posesionada del terreno de abajo sin nunca haber mostrado un solo papel que demuestre su propiedad) ahora quiere seguir con el resto de la casa donde vive este joven.

—-

(Texto original publicado el 9 de noviembre de 2013).

Pareciera que en México todos los días nos enteramos de alguna injusticia, de algún caso de personas acusadas de un delito o siendo demandadas por un hecho que no cometieron.

Vemos caso como el del profesor Patishtán, o el retratado en “Presunto Culpable”, o el de las jóvenes acusadas de asesinar a sus bebés cuando tuvieron abortos espontáneos, en fin, múltiples caras de la injusticia en este país.

Aparentemente nunca nos pasará a nosotros o a gente cercana o conocida, pero sí, finalmente sucede. Todas las proporciones guardadas, aunque no es exactamente como los ejemplos que describo, sin duda es una injusticia lo que voy a contar.

Ha llegado a mis oídos un caso que claramente es una muestra de la corrupción que puede existir en este país, y aunque no es un caso penal, sino todavía está en el ámbito de lo civil, podría convertirse pronto en una demanda penal y una peor injusticia de lo que ya es, por ello lo expongo aquí y espero que alguien (preferentemente un abogado/a) pueda ayudarles.

La familia que les cuento son dos hermanos, llamémosle Julia y Jorge. Cuando ambos tenían aproximadamente 10 y 2 años su madre cayó enferma: esquizofrenia. Siendo de pocos recursos no era posible internarla, por lo cual los dos niños tuvieron que vivir en una situación totalmente poco adecuada para desarrollarse en un ambiente normal.

Un pariente de los niños, tío abuelo por parte del padre (digámosle Roberto), cuando el niño tenía poco más de 3 años y ella 11, los acogió en su casa, les dio techo, cuidados, atención, ayuda en su educación, ya que el padre de los niños se la pasaba trabajando para pagar los gastos de ellos dos y los crecientes gastos de su esposa enferma y ni siquiera estaba mucho tiempo en casa como para darles a los niños mejores condiciones en las cuales crecer.

Pues bien, pasaron los años, el tío se convirtió, de facto, en un padre para ellos, los vio crecer, estudiar, trabajar. Les tomó cariño e incluso les prometió que les dejaría la casa (su único patrimonio) en el que los niños crecieron y que fue prácticamente la única casa que conoció el niño.

Sin embago, conforme avanzaba su edad, comenzó a sufrir lagunas mentales, olvidos, regresiones a épocas pasadas, problemas de visión, de oído, finalmente enfermó completamente y una pariente de los niños y sobrina del enfermo (llamémosla Sandra) se lo llevó a su casa con el pretexto de “cuidarlo en su vejez”. Siendo enfermera no se sospechó nada de ella.

Cuando el tío Roberto falleció, Jorge, quien ahora vivía solo en la casa, no supo nada acerca de si hubo o no testamento del tío. Tampoco lo buscó, pues no sabiendo nada de leyes, creyó que si había un testamento alguien le avisaría tarde o temprano. Grande fue la sorpresa cuando, al animarse a ir a preguntar al notario que este joven sabía había llevado los asuntos diversos asuntos de su tío, éste le dijo que había un testamento pero NO podía mostrárselo.

Luego, la misma tía Sandra, que se llevó a “cuidar” al anciano enfermo, comenzó a acosar a Jorge y a decirle que la casa en la que vivía era suya, que se tenía que ir y a citarlo diversas veces ante el juzgado con diversos alegatos, con la amenaza de demandarlo por despojo, invasión, entre otros, además, de que la tía aducía que tenía un testamento que la hacía heredera, donde se afirmaba que el tío declaró que siempre vivió solo en la casa, nunca tuvo a ningún pariente, y por lo tanto por ello consideraba a esta tía como la única heredera.

Otras dos tías de Jorge, a quien el mismo anciano les había dicho que les dejaría otra parte del predio donde está la casa, pudieron encontrar un testamento previo a su enfermedad, sus problemas de olvidos y de lagunas mentales (el anciano por momentos incluso se olvidaba de en qué año estaba e intentaba ir a trabajar, a actividades que hacía 20 años antes). También pudieron ver y copiar el testamento que decía la tía y pudieron ver que la firma y todas las afirmaciones que estaban ahí eran falsas y muy probablemente se obtuvieron aprovechándose de la salud del fallecido, tan dispares eran a la realidad.

Finalmente esta semana concretó la amenaza la tía Sandra y está demandándolo civilmente (con la amenaza de luego hacerlo penalmente) a Jorge por supuesto despojo, por invadir la casa, por obtener un beneficio, por impedir el paso a la “legítima heredera” y varias cuestiones del estilo. Quiere que el joven (quien se dedica exclusivamente a cuidar a su madre enferma, quien aún vive) le pague daños, gastos del abogado, renta por el uso de la casa ‘sin tener derecho a ello’.

Jorge sospecha, porque ha visto todo lo que ha hecho con tal de que le den la razón, que Sandra ha logrado avanzar tanto en sus pretensiones porque le pagó al notario del tío Roberto para ocultar el testamento real, al abogado que antes fue del tío para convertirse en abogado de Sandra, e incluso que está dispuesta a pagarle a quien sea necesario en los juzgados para ganar el caso.

¿Qué puede hacer él, viviendo de una muy básica pensión, cuidando a su madre, siendo su único guardián? ¿Se llegará a la injusticia de que lo demanden penalmente y lo metan a la cárcel por una casa que legítimamente debería ser suya según el testamento real, en la que ha vivido toda su vida, de la cual paga servicios y mantiene lo mejor que puede?

Este joven tiene testigos de que no invadió nada, de que ha vivido ahí toda su vida, de que su tío lo acogió a él y a su hermana (que ya no vive ahí puesto que está casada y viviendo en su propia casa y que no tiene interés en heredar nada, pero que tampoco quiere ver a su hermano demandado, quizá en la cárcel). ¿Qué hay que hacer para que no se haga una injusticia? Por supuesto, él ya buscó, desde que iniciaron las pretensiones de la tía, ayuda legal, pero al no ser de altos recursos no puede pagar un abogado que se dedique solamente a su caso, sino uno que atiende muchos casos porque cobra poco por ellos.

Si alguien pudiera ayudar, darle el teléfono de un asociación en Veracruz -donde está ocurriendo este caso-, por favor, contáctenme en el e-mail del blog detrasdemicristal@gmail.com Yo les puedo pasar los datos de este joven.

Tuitea su lucha contra el cáncer; la critican dos periodistas

Lisa Bonchek Adams (@AdamsLisa) vive una difícil situación: padece cáncer de seno etapa 4. Sin embargo, su reacción a esta experiencia, que a cualquiera le cambiaría la vida y quizá le provocaría no saber exactamente qué hacer, ha sido diferente a lo que muchos podrían experar: está tuiteando y blogueando lo que le ocurre.

Aunque quizá hasta ese punto su historia es diferente y extraordinaria (porque no creo que haya otra persona que decidiera vivir así la enfermedad), ha recibido mayor atención porque dos periodistas, marido y mujer, Emma Keller, del periódico The Guardian (cuyo artículo fue borrado por el diario “ante una investigación pendiente”), y su marido, Bill Keller, de The New York Times, decidieron analizar qué tan válido o no era la idea de esta mujer de contar en Twitter cómo está viviendo lo que la vida le deparó.

Primero a Emma Keller le pareció que es necesario pensar en poner ciertos límites en este tipo de experiencia, clasificándola como posiblemente demasiada información (TMI o Too Much Information). También comparó lo que hace Adams como un “reality show” y peor que los ‘selfies’ (autorretratos) en funerales.

Mientras tanto, Bill Keller llama a lo que está haciendo Adams como “vivir el cáncer en un escenario”. Su argumento es que hay cuestiones éticas que pensar en el caso de esta madre de tres hijos.

Bill explicó que recientemente su suegro falleció, a edad avanzada, de esta misma enfermedad. El padre de su esposa decidió que no quería más medidas para tratar de conservar su vida y, por lo tanto, sólo pidió medidas contra el dolor hasta que ocurrió su fallecimiento. En ese caso, según el periodista, la forma en que esta mujer ha buscado mantenerse viva es como decirle a su suegro que su decisión fue “una falla”.

La reacción de ambos periodistas les ha parecido a muchos reprobable, incluso bullying. El tratar de ver la vivencia de una sola persona como una tendencia, como si Adams estuviera diciendo que así es como se debe vivir una enfermedad es excesivo, sin duda.

Adams misma aclaró que no trata de ser ejemplo para nadie, ni de fortaleza, ni de cómo se debe vivir el cáncer, ni cómo (si eventualmente sucede) se debe decir adiós. Simplemente creyó que sería algo que podría ayudar o educar a personas que en carne propia padecen cáncer o que quizá tienen a alguien que lo sufra.

En mi opinión, cada quien tiene derecho de enfrentar una situación difícil como mejor le parezca. Habrá quienes se encierren a reflexionar, meditar o a sufrirlo, incluso. Habrá quien trate de hacer cosas buenas en el mundo, o a disfrutar su vida sin preocuparse por nada. Esta mujer decidió luchar con todas las armas que le da la medicina moderna en aras de que es una madre de tres hijos. Además, decidió narrarlo en línea, en su Twitter, en su blog. ¿Es tan malo? ¿Qué les parece la actitud de los periodistas? ¿Qué opinan?

Michelle Obama, sus presuntos celos y lo que dice de nosotros

 


Actualización: Me comenta una amiga que en EU ya hubo también reacciones parecidas a medios mexicanos y latinoamericanos dándole vuelo al tema de los celos. No los incluí porque este post lo escribí anoche y ya nada más añadí fotos hoy por la mañana. Retiro entonces la parte de que sólo en Latinoamérica lo vieron así. Mi pensamiento respecto de esos medios en EU es el mismo: qué tonto y qué superficial que retomen algo así como tema principal y le den tanto vuelo.



—–

Ayer se realizó una ceremonia en memoria del fallecido Nelson Mandela, al que acudieron casi 100 líderes del mundo.


Al evento acudieron, por supuesto, el presidente de EU, Barack Obama, y su esposa, Michelle Obama. Todo parecía que iba a ser una ceremonia fúnebre importante, sí, con algunos encuentros entre mandatarios, pero nada fuera de lo usual.
Y entonces ocurrió el ‘selfiegate’. Estando en las gradas, durante la ceremonia, aparentemente y según he leído en medios y sitios web, la primera ministra de Dinamarca, Helle Thorning-Schmidt, sacó su celular y le propuso a los dos mandatarios más cercanos a ella tomarse un ‘autofoto’ o ‘selfie’, de esas fotos que alguien extiende la mano y se fotografía a sí mismos o a las personas que están más cerca de él o ella.
Los dos más cercanos eran Barack Obama y David Cameron, el primer ministro de Gran Bretaña. Aunque fue quizá una actitud un poco adolescente de parte de los tres, no creo que mereciera mucha atención más que comentar lo imprudente de hacer algo así en una ceremonia fúnebre. Sin embargo, aquí es donde las cosas dan un giro hacia lo superficial y sexista.
Alguien en Internet decidió que el hecho de que Michelle Obama no estuviera participando en la foto y de hecho estuviera mirando hacia donde debía (los discursos y la ceremonia fúnebre por Mandela) era una señal inequívoca de enojo y celos.
Es decir, si un hombre (incluso el más poderoso del mundo) está platicando y riendo con otra mujer que tiene la misma jerarquía que él, la mujer a su lado (igualmente, la mujer más poderosa del mundo y, además, abogada y exitosa por mérito propio) solamente puede reaccionar con celos y enojo. ¡Tiene que defender a su hombre!
¿De verdad somos tan básicos? ¿De verdad es necesario descalificar la inteligencia de alguien y bajarla al nivel más absurdo, con actitudes de pleito de vecindad-telenovela barata? ¿Qué dice eso de nosotros?
Parece que automáticamente la seriedad de una mujer es instantáneamente enojo. Y si el hombre a su lado está conversando con otra mujer, automáticamente son celos. No puede ser que Michelle no estuviera muy a gusto, quizá avergonzada un poco, con Obama y su descuido con el protocolo de un ceremonia así. Aunque ella mantuvo la compostura requerida para un eveno así, nadie la elogia, al contrario, pareciera que la censuran y más en cuanto entra a la hipótesis los presuntos celos.
En medios de EU, al menos ayer, no encontré una hipótesis de la seriedad de Michelle Obama tan burda como la que tomaron los medios -y usuarios- en México).
Otra cosa que llama la atención es la cuidadosa selección de imágenes para hacer parecer que Michelle está molesta con “la rubia que está sonsacando a su marido” (no es mi frase, se manejó mucho en el trending topic Michelle Obama en Twitter). ¿Puede haber algo más sexista? Otra vez, asumir que si una mujer le habla a un hombre, es para ‘sonsacarlo’, además que el hombre no tiene control sobre sí mismo como para prestar atención a quien debe de hacerlo, es un débil que sólo se deja llevar por sus… hormonas masculinas. Y la esposa del susodicho, en lugar de estar molesta por algo real, no, tienen que ser celos y tiene que ser contra su ‘rival’. ¡Cielos!
¿Por qué, por ejemplo, no decidieron mostrar esta foto de los Obama departiendo tranquilamente con la primera ministra de Dinamarca?
Y además, pensemos en el ligero tinte racista de esto: la mujer de raza negra por supuesto que debe de sentirse amenazada si “su hombre” habla con una mujer rubia. ¿Por qué lo digo? Porque también el ex presidente George Bush departió y platicó con una mujer que no era su esposa durante este evento, y se sacó fotos con Bono, etc. Su mujer estaba seria en el evento, como lo prueba la siguiente foto, pero ¿alguien lo notó? ¿Alguien le atribuyó enojo y celos? Claro que no. No era tan atractivo como crearle una actitud negativa a una mujer en una posición de más poder.
A veces las actitudes y las ideas que se vislumbran en Internet (y peor aún, que retoman medios que considero bastante tontos) son decepcionantes.

¿Privatizar siempre es mejor? El caso de Estados Unidos

Hoy por la mañana comencé a leer mi lista de sitios de noticias y blogs que reviso habitualmente y me encontré con un post en Eduardopolis que discute el asunto de la Reforma Energética, que actualmente está en discusión en la Cámara de Senadores, para posteriormente pasar a la de Diputados.

Como bien dice Eduardo, aunque las empresas privadas gozen de mejor prestigio que las empresas públicas, el caso es que no siempre es así. Les recomiendo ampliamente lo lea, pues expone de hecho argumentos y situaciones de mal manejo y corrupción que aplican no sólo en su zona, sino en todo México.

Su publicación me hizo recordar datos que leí recientemente acerca de las experiencias vividas por el país que podemos decir es el ejemplo máximo del capitalismo: Estados Unidos. En ese país pareciera que todo lo que sea empresa privada es un ejemplo de buen servicio, eficiencia, ganancias, aportaciones a la comunidad, etc. Pues resulta que no.

En estas historias de horror de privatización en ese país se muestra que las cosas pueden salir muy mal, incluso en un país donde se supone existen múltiples regulaciones y las leyes funcionan mejor que en uno como el nuestro, donde el sistema de justicia dista mucho de ser perfecto.

Algunos ejemplos:

  • En el condado de Los Angeles una firma llamada Wings of Refuge (Alas de Refugio) colocó a niños en proceso de adopción en hogares abusivos donde eran golpeados y encerrados por días.
  • En Indiana,se contrató a IBM para correr su programa de ayuda de alimentación (food stamps), empresa que arruinó todo al sacar de la lista a miles de personas que tenían este derecho, incluído una monja anciana a la que se le negó la ayuda porque no pudo acudir a una entrevista, pues estaba hospitalizada con cáncer.
  • Trabajadores de cafetería de una escuela en Nueva Jersey vieron su salario recordado 4 o 6 dólares, lo cual al final del mes resultaba en que tenían que trabajar enfermos (no tomarse ese día) de modo que pudieran pagar su renta.
  • En Denver se contrató a una compañía portuguesa para manejar un camino de cobro por 99 años. La firma evitó que se construyera un camino sin cuota cercano, citando lo que la ciudad le había prometido en el contrato. De esta forma, la ciudad no podrá construir nuevos caminos cerca por un siglo a menos que le dé una amplia compensación al operador de la carretera pagada.
  • Una empresa en Nuevo México que se encargaba de grabar las juntas de la comisión de la ciudad se negó a darle esas cintas al público pues “eran propiedad privada”.
  • Dos tercios de las prisiones de Florida han fallado en el requisito de ser al menos 7 por ciento más baratas que las prisiones que maneja el estado. En la mitad de los casos cuestan más.
  • Y el caso más terrible es el que ocurre en 65 por ciento de las prisiones privadas en todo el país. Debido a que existen cuotas mínimas de internos para que la prisión dé ganancias a quien los maneje, el estado o ciudad en la que están ¡deben encontrar prisioneros para que esto ocurra!

Privatizar no es la panacea. Que Pemex, CFE o cualquier empresa pública termine en manos privadas sólo servirá si se otorgan concesiones o contratos con el beneficio del público como prioridad, con medidas de transparencia en el manejo de la empresa, para garantizar que un bien público no está trayendo buenas ganancias solamente a quien se ostenta como dueño.

En lugar de pensar en privatizar lo que no les sirve ojalá tuvieran la valentía de ir terminando con vicios y corrupción que existen actualmente en las empresas públicas, si no, pregúntenle a la hija del líder del sindicato de Pemex cómo se paga sus viajes y lujos actuales. El problema es que, gracias a pactos seguramente inconfesables, esta pregunta a los verdaderos beneficiarios del petróleo nunca se hará.

El SNTE, la CNTE, la SEP y el reparto de culpas

Foto: Flickr / Christos Tsoumplekas (Back again!)

Ustedes no están para saberlo pero odio las juntas escolares. Y es que muchas veces sucede lo que en muchas juntas: muchos rodeos para que en los 5 últimos minutos se llegue a la conclusión (lo que se va a pedir, lo que se necesita, el objetivo de la junta).

Pues hoy me tocó una de las juntas escolares más bizarras a las que he asistido. Para empezar, nos citan a la hora de entrada de la escuela de uno de mis hijos (9:00 a.m.) con calidad de urgente a “junta informativa” a las 11 a.m.

Yo tenía trabajo, no planeaba ir sino pedir informes después, pero resultó que liberé el trabajo antes de lo pensado y acudí a ver de qué se trataba.

Pues bien, nos recibe la directora de la escuela y nos dice que la Supervisión Escolar pidió con calidad de urgente que nos presentara “un DVD” con información sobre la postura de los profesores porque “no todos se niegan a la evaluación como dicen los medios”. Y porque ellos sí quieren trabajar y hacer las cosas “no como los de la CNTE”.

La maestra entonces nos pide a todos los papás que fuimos que “disculparan la premura” pero que era “necesario” y que “de hecho la Supervisión quería que los citara el sábado” (nótese el “favor” que nos hizo citándonos entre semana).

Entonces procede a mostrarnos un video que inicia con “todos los días se realiza un proeza en este país, la proeza de la educación” y a mostrar cómo la educación ya logró cobertura universal en el nivel primaria y se acerca a ello en nivel secundaria, entre otros logros de los educadores (por extensión, del sindicato).

Y así siguió el video, diciendo, con testimonios varios, que no había una oposición a la evaluación, sino a que se hiciera sin tomar en cuenta los demás factores que imperan en la educación, como el 52 por ciento de pobreza en México, la falta de presupuesto, que aunque se le da 5.7 del PIB en México, los países con los que nos comparamos en nivel educativo reciben eso y más, que el presupuesto se va en sueldos pero no sólo de profesores, sino de toda la cúpula burocrática de la Secretaría de Educación, lo que han hecho los profesores con pocos recursos, lo que ha hecho el Sindicato para autoevaluar a los maestros y abrirse a que los padres participen, en fin.

Después de 40 minutos de video nos dan un cuestionario (obligatorio) donde teníamos que escribir nuestros datos y luego contestar preguntas como “¿qué le parece la educación en México?”, “¿quién cree que tiene más responsabilidad en cómo se encuentra?”, etc, etc.

Aclaro, yo no estoy en contra del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, tampoco siquiera en contra de la CNTE a pesar de que diario nos receten en la televisión con el spot que afirma que “el SNTE no es lo mismo que la CNTE” y “nosotros sí trabajamos, ellos no”. Me parece que el problema de la educación es sistémico, que hay muchos actores en esto, que no hay un responsable únicamente y que ponerse en el papel de la víctima y los demás sectores de los victimarios no es buscar soluciones, es buscar culpables.

Bien dicen que para solucionar un problema lo primero es definirlo. Mis respetos para todos esos profesores que efectivamente tienen que trabajar en condiciones terribles, sin presupuesto, como mejor pueden, que aún así tienen vocación y quieren a los niños, se les reconoce, pero un diálogo no se logra cuando buscas culpables, sino cuando tratas de enfocarte en el problema que tienes enfrente y qué se necesita para resolverlo.

Aprovechar un problema para generar simpatías (quién sabe si con fines electorales) hacia cierto sector se me hace hipócrita. Sin embargo, a eso fuimos sometidos hoy. Afortunadamente algunos papás protestaron, en mi caso preferí no discutir algo que yo sé que en ese estado mental en el que estaba esa directora nunca lo entendería (porque tampoco tengo nada contra ella, incluso aunque también esté en el papel de sólo ver su punto de vista y no el problema frente a ella).

Ojalá nos pusiéramos (en todos los ámbitos, no sólo en el educativo) a buscar soluciones que sean plausibles, sin importarnos de qué bando es el otro, con qué sindicato está, si antes ha cooperado o no, cuánto puede aportar, sino respuestas YA. No puede ser que sigamos en el mismo pantano de problemas porque todos nos la pasamos culpando al otro de habernos hundido en él.