Naturaleza humana

Compruebo nuevamente que es me es difícil entender la naturaleza humana (incluyendo muchas veces la mía).

Es complicado captar, por ejemplo, el por qué de las reacciones de la gente a ciertas situaciones.

Tenemos el caso del ataque gratuito. Ése que te toca cuando a una persona imbécil le ocurre algo desagradable, se siente mal por algo o simplemente se le antoja. Tú te te cruzas por su camino por casualidad y su facilidad para la idiotez hace el resto: insultos gratis, malos modos, discriminación, violencia psicológica, todo puede pasar.

¿Qué les da derecho a sacar su frustración con la primera persona que encuentran? ¿Qué hace uno si prefiere la paz al conflicto? ¿O ya de plano todos le entramos a los trancazos y respondemos con la mayor malditez posible?

Otro caso, el insulto velado. Algo no le gusta a alguien más de tu persona (con o sin motivo). En lugar de analizar si tu frustración es justificada y ya sea actuar con madurez y olvidarlo si estás mal o resolverlo directamente si tienes razón, aprovechas cuanta oportunidad se presente para la burla o el sarcasmo velado.

¿Qué le pasa a esta gente? ¿Quién murió y les dejó el puesto de los que pueden ir rebajando a todos? Maldita la madre que los parió, dirían los españoles.

Y luego vienen los sinceros bienintencionados. Creo que de vez en cuando hay situaciones en las que hay que decir las cosas directamente, sobre todo si hay un problema que sólo de esa forma puede solucionarse. Pero no es necesario aderezar eso que se está diciendo, que probablemente no sea agradable para el receptor de esas palabras, con fracesitas como “todos ya lo vimos/notamos”, “fulanito ya me lo dijo en varias ocasiones”, “todos piensan lo mismo”.

Por mucha buena intención que tengas, estas fórmulas sólo provocan mayor malestar interior (tristeza, vergüenza, coraje) en quien ya está escuchando algo desagradable, incluso aunque esté intentando ser ecuánime. Por ahí he escuchado las palabras “rudeza innecesaria” y vaya que son ciertas. Esa persona que está recibiendo las malas noticias o la verdad desagradable mañana podrías ser tú, ¿cómo quieres ser tratado? Es para pensarlo.

Quizá soy muy ingenua de esperar ya no que te traten bien, al menos que no te agredan, pero no veo de qué modo este mundo que parece ir de mal en peor puede mejorar si es que cada uno no hace el esfuerzo de no sacar sus frustraciones con personas no relacionadas y tratar de al menos no maltratar a quien no tiene nada que ver con tus problemas o de no aplicar rudeza innecesaria cuando debes resolver un problema con alguien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s