De todo un poco

Se pelean por más presupuesto


Nuestros trabajadores, dedicados y desinteresados diputados (nótese el sarcasmo) van a estar hasta altas horas de la noche en la aprobación del presupuesto para el siguiente año. Me encantaría tragarme el cuentito de que tratan de sacarlo lo más pronto posible con la cabeza puesta en evitar para México una crisis económica más fuerte de lo que está pegando, pero realmente, luego de trabajar en un periódico de una ciudad ‘en crecimiento’ uno se da cuenta de que los alcaldes y los gobernadores piden dinero para aplicarlo a obras ‘lucidoras’ que los pongan en la jugada para lograr el siguiente hueso.

Su tirada no es el bien público (porque entonces tomarían medidas no tan “brillantes como espejitos”, pero sí efectivas) sino cacarear el huevo que pusieron lo más fuerte posible, a lo mejor así les creen que son próceres de la Patria y son lo mejor para México y pueden, un día, entrar en la grande (sí, la silla en Los Pinos).

Por esa razón sigo más la política y noticias internacionales que las de este país. Por ejemplo, aparte de que se me hizo histórico, fuera de lo común e interesante desde el punto de vista de la comunicación política el proceso electoral que acaba de terminar con la elección de Barack Obama, no me causa un sabor amargo en la boca al pensar que ese dinero que todos pagamos ya sea de nuestro trabajo o al usar un servicio y pagar impuestos por ese servicio, o con el famoso IVA, en fin, sea como sea pagamos, se va a ir a manos de tantos aspirantes a ‘roe-huesos’ que hay en este país.

Y hablando del país del norte…


De verdad le tengo más confianza a que Barack Obama hará algo, lo más que pueda, por componer la economía de EU y de pasada influirá a que a la nuestra no le vaya tan mal (con las remesas y las maquilas, que son nuestro principal negocio con ellos) que creer que acá cualquier medida económica sirva de mucho.

Si de verdad hubiera una real coordinación entre Gobiernos Federales, Estatales y Municipales y fueran austeros, facilitaran la creación y mantenimiento de empresas, buscaran incentivar la competitividad, en fin, tantos “detallitos” que les valen sorbete (yo tuve un negocio también y te cobran cuotas hasta por promoverte con volantes) pues entonces creería que algo bueno van a lograr las autoridades, pero mejor me espero (sentada) a ver qué resultados tienen las medidas económicas.

De verdad que en esto quiero, espero estar equivocada y que no nos pegue tan fuerte.

Municipios y sus prácticas

Ya no recordaba cómo es vivir en un municipio chico. Desde que salí de mi ciudad en Veracruz (Córdoba, por si les da curiosidad saberlo) la verdad que no veía tanta mojigatez, tontería, manejos provincianos, alardes de “poder” y demás.
Viniendo de ‘tierra caliente’, los políticos de allá parecía que el cerebro se les había hecho huevo frito de tanto calor. Las obras, por ejemplo, no eran hechas con el fin de beneficiar a la mayor cantidad de gente, ni basadas en un mínimo estudio, no, eran para aparentar que algo se hacía con el dinero del erario público y no se llevaban todo.
De Celaya, otra ciudad donde viví, mejor ni digo porque me linchan mis suegros, jejeje. Pero definitivamente las cosas no se hacían tampoco precisamente pensando en sus gobernados (no importa aquí la filiación partidista de ninguno de los municipios que hablo, parece que el hecho de ser políticos los alejaba de cualquier intento de sentido común, ya no digamos de inteligencia).
Y hoy me encuentro en la televisión que un Alcalde en Tepa, Jalisco, y la gente del Cabildo, se le ocurrió que era buena idea prohibir que se vendieran tortillas hechas a mano. Las mujeres (quienes eran en mayor medida las que hacían tortillas a mano) por supuesto protestaron ante tal hecho. De acuerdo al reportaje (que salió en Televisa, así que me lo tomo con reservas) hasta el momento no se sabe el por qué la medida.
¿Querrían para su Navidad? ¿Quién fue el autor de la inteligente medida? ¿Se trata de sacar dinero de quien menos tiene? “Curiosidades” de este país tan bien administrado…

Un comentario en “De todo un poco

  1. aaay no puedo creer lo que dices de las tortillas… definitivamente no puedo creer que se sigan teniendo semejantes prejuicios hacia las mujeres, es algo que simplemente nunca me ha entrado en la cabeza.
    En esto de la política todos sabeos bien que los diútados y senadores sólo piensan en ellos ismos y en los últimos en los que piensan somos nosotros; la economía va a seguir estando igual o si no hasta peor porque no hay acuerdos que nos beneficien, cada quien ve siempre por su lado, su principios, su partido, etc. ¿Te imaginas si México tuviera sólo 1 partido político? las cosas quizá srían mucho mejores en varios sentidos aunque también tendría desventajas… en fin.

    Pero eso de prohibir a las mujeres hacer tortillas a mano se me hace verdaderamente ridículo, por el amor de Dios, ¡si hasta son más ricas!! se nota que no las han prpobado.

    Pues sí Kary, también soy comunicóloga (estudiante del 7° semestre en la Univ. de La Salle Bajío), por eso también se me hace lindo que hayas vivido en Celaya.. jeje.

    En cuanto al post de los pasteles, es cierto, como mi mamá siempre me lo decía, para escoger pareja hay que fijarse con la cabeza y el corazón, no sólo con uno y que el tipo te dé tu lugar como persona, te quiera, te respete, te dé lo que tú estás acostumbrada y que sea un buen hombre en general. En mucho concuerdo contigo.

    Muchas gracias por tus comentarios y seguimos en contacto!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s