Y el rescate… resultó un agujero más profundo

Los noticieros destacaron este día como uno de los peores para Wall Street puesto que el rescate millonario que George Bush pretendía para mejorar la economía fracasó estrepitosamente, llevándose en su camino las acciones, que perdieron ¡1.2 trillones de dólares! y 777 puntos, la mayor caída en toda su historia.

Es impresionante que, incluso cuando ya se va, George Bush se las arregla para crear un plan tan genérico, tan mal delimitado, tan favorable para la elite económica, que al momento de que la Cámara de Representantes lo revisó fue rechazado por mayoría.

Como si fuera poco lo que les sucede a los estadounidenses ahora les toca un lunes que no se lo deseo ni a ellos (y eso que a veces como potencia sus gobernantes hacen cosas que nos perjudican a los demás). Pues bien, ahora les tocó sentir de cerca el desastre. El detalle: a los demás también nos está golpeando.

Las bolsas en el mundo obviamente bajaron junto con Wall Street. Sólo el cierre de las operaciones ‘detuvo’ la caída libre.

El presidente Felipe Calderón, en su viaje a EU la semana pasada, afirmó en un discurso que México esta vez no está padeciendo aquello que dice el adagio: que cuando a EU le da una gripa, a nosotros nos da neumonía. Pero, ¿va a durar esa situación? Esperemos que sí o de otra manera tendremos una crisis que ni la debíamos ni la temíamos.

Mientras tanto, respecto al proceso electoral, sitios como The Huffington Post afirman que quizá McCain, así como quería que le dieran crédito cuando el rescate estaba avanzando, quizá también acabe cargando con parte de la culpa ahora que fracasó (al menos momentáneamente).

Esto porque no fueron los demócratas únicamente (40 por ciento de ellos) los que rechazaron el plan de Bush, fueron también más de 2 terceras partes de los republicanos, su partido, quienes vieron múltiples fallos en el plan. A ver mañana qué sucede.

Anuncios

¿Privilegios o justicia?

Un fragmento de un post en Morbo Literario me dejó pensando hoy en la mañana. En su post, LCC Adrián (ADN) comentaba que el Jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, pidió que se acomoden los horarios de labores para las mujeres debido a la violencia y delincuencia actuales.

En el post (porque en la nota no dejan muy claro cómo adecuar esos horarios y exactamente a qué se refiere esa posible modificación) ADN nos dice que esta situación se le hace ‘discriminatoria’.

Yo creo que la discriminación (en el sentido social) es quitarle o impedirle el acceso a un beneficio a un grupo humano, es decir, como se define en el sitio Monografías.com:

La discriminación es una situación en la que una persona o grupo es tratada de forma desfavorable a causa de prejuicios, generalmente por pertenecer a una categoría social distinta; debe distinguirse de la discriminación positiva (que supone diferenciación y reconocimiento). Entre esas categorías se encuentran la raza, la orientación sexual, la religión, el rango socioeconómico, la edad y la discapacidad.

El hecho de que adaptaran los horarios y los espacios para las mujeres a mí no se me hace discriminatorio. Tampoco se me hace que esté afectando a los hombres en alguna forma.

En el caso del transporte, por ejemplo, simplemente se destinan dos vagones del metro o algunos camiones del Red de Transporte de Pasajeros únicamente a mujeres (22 camiones en 3 rutas de 6 a 9 de la mañana únicamente).

Realmente incluso es poco lo que se destina a las mujeres. En el metro, dos vagones son exclusivos para mujeres y niños. El resto (4 en el caso de los trenes de 6 carros y 7 en el caso de los trenes de 9) son para los hombres. En el caso de RTP son 3 rutas de entre los cientos (sí, cientos) que existen, en horario restringuido. Entonces, ¿cómo podría haber discriminación hacia los hombres?

También creo que en parte Ebrard se refería también a los horarios de oficinas que impiden que las madres trabajadoras, por ejemplo, atiendan a sus hijos y no tengan que dejarlos en manos de otros, en guarderías, incluso a veces solos (sí, hay situaciones así de extremas).

Mi punto de vista es que no se les está dando privilegios, sólo la forma de atender a sus hijos. Si la sociedad actualmente culpa a la falta de valores, de buena educación, de integración familiar el hecho de que haya tanta delincuencia (olvidándose del hecho de que la mala economía del país es un gran incentivo para esto), entonces dar posibilidad a las principales proveedoras de educación y valores de poder ayudar a los niños a crecer y a desarrollarse es lo justo.

Esto, sobre todo, cuando en muchos casos los hombres se desentienden totalmente del cuidado de los niños y eso, en el caso de que estas mujeres estén casadas, porque el número de familias cuya cabeza es una mujer van en aumento.

Por último, en el caso de la violencia de género, quién sabe si la medida de cambiar los horarios en oficinas (quizá para que no salgan en horas en que aún no hay luz ni regresen muy tarde a sus casos) es cuestionable. Esto porque no hay estudios claros de si hay o no un horario en que las mujeres puedan sufrir más estas situaciones. Sin embargo, darles espacios exclusivos sí ayuda al menos en la cuestión del acoso sexual que miles de mujeres a veces tienen que padecer. Yo me pregunto si un hombre soportaría, por ejemplo, que sin la mínima provocación alguien la violentara físicamente, tocando aprovechándose del anonimato de la multitud.

Yo incluso he oído a hombres (supuestamente de broma) llegar a decir que sería padrísimo que una mujer (aunque sea desconocida) los crea atractivos y les ‘eche el perro’. En primer lugar, la mayoría de las mujeres no somos en este aspecto tan ‘liberales’ con nuestro cuerpo como al parecer son esos hombres, que por cualquiera se dejarían manosear. Dos, no existe seducción (sinónimo de ‘echar el perro’) en los bajos instintos que demuestran estos gañanes.

En fin, que (con el perdón de quien a veces se confunde y piensa así) se me hace que sobre todo, además de dar ciertos espacios a las mujeres, se necesita mucho cambiar la mentalidad de que dar oportunidad a las mujeres de desarrollarse de acuerdo a la situación social en la que viven es ‘privilegio’.

McCain confunde a España con un país latinoamericano

Realmente la política de EU está muy entretenida. Por ejemplo, esta semana no ha sido precisamente buena para John McCain.

Primero, su asesora económica, Carly Fiorina, dijo que ni él ni Sarah Palin, su compañera de fórmula, podrían manejar una compañía transnacional (como Hewlett Packard, que dirigió Fiorina).

Luego, McCain confirmó esta afirmación sin querer cuando dijo que la economía de EU estaba ‘aún fuerte’ (esto en la semana en que tuvieron que rescatar a varias empresas transnacionales para evitar una caída más fuerte en los mercados).

Más tarde tuvo un pleito al aire con dos comentaristas de noticias acerca de lo que había dicho de la economía de EU (y eso que eran de Fox, cadena que ha apoyado incondicionalmente a los republicanos).

Y, finalmente, confundió a José Luis Rodríguez Zapatero, presidente de España, con un dirigente latinoamericano.

Esto pasó en una entrevista que el candidato republicano tenía con el conductor de un show radial de España. El tema era la política exterior que tendría McCain, en caso de ganar, hacia los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez; Bolivia, Evo Morales; y Cuba, Raúl Castro.

Cuando le preguntaron si recibiría a Zapatero en la Casa Blanca, dijo:

Honestamente tendré que analizar nuestras relaciones, situaciones y prioridades, pero puedo asegurarle que estableceré relaciones más cercanas con nuestros amigos, y me opondré a aquellos que quieran dañar a Estados Unidos.

¿Dañar? Es cierto que Zapatero sacó a las tropas españolas de Iraq en cuanto fue elegido en España, pero eso no creo que califique como daño.

Y aunque pareció evidente el error, los consejeros de McCain dijeron que no era un error, sino una expresión intencional de política exterior hacia España.

Esto me parece preocuparte por tres razones: una, ¿sabe algo McCain realmente sobre Latinoamérica? Dos, ¿cree que cualquier país que no apoya una guerra iniciada por EU está contra ellos? Y tres, ¿es capaz de decir ‘me equivoqué’ y tratar de mejorar las cosas?

Y mientras esto pasa, Barack Obama va arriba en una encuesta nacional por un porcentaje de 3 por ciento.

Me pregunto por qué será.

Update: Y si no fuera suficiente, Sarah Palin mete la pata y se menciona en un discurso antes que McCain, como si fuera su candidatura la principal y no la de él. Cielos.

Lo nunca esperado

Se suponía que México es un lugar ‘pacífico’. Pero esta ilusión se ha ido desvaneciendo poco a poco en los últimos años. Entre la delincuencia (organizada, desorganizada, común y cotidiana, como la quieran llamar) y el narcotráfico esa “realidad” era cada vez menos cierta en diferentes partes del país.

Ahora, sea cual sea la razón por la cual ocurrió, si fueron grupos radicales o si fueron narcotraficantes enviando un mensaje al Gobierno, nos despertamos esta mañana con la noticia de que había habido dos explosiones y muertos en Morelia.

Inicialmente suena sorprendente que hayan llegado a este grado. En cierta forma creo que queda en todos la idea de que, a pesar de todo, México no estaba tan mal como otros países.

Pero creo que esto hará a muchos despertar, a quienes todavía estaba incrédulos de que este país desgraciadamente no está mejorando, al contrario. Esperemos que los primeros en despertar y en moverse sea el Gobierno y por una vez se organicen y trabajen al menos para que esto no vuelva a pasar.

Ojalá no sigan como estaban antes de que ocurriera esto, porque uno se pregunta ¿cómo es posible que hubieran amenazado con posibles explosiones y no hayan tomado precauciones no sólo en los lugares que habían anunciado, sino en todas las ciudades con celebraciones? La respuesta: desorganización y más desorganización, ignorancia de tácticas básicas de seguridad, desconocimiento de cómo reaccionar ante estas cosas. Uno ve los videos de lo que pasó después de las explosiones y ni siquiera eran capaces de sacar de ahí a la gente que no tenía nada que hacer y de suspender toda actividad en la plaza (música y elementos disrruptores varios).

En fin, que para quienes tenemos hijos de repente es difícil imaginarse cómo estarán seguros en este país.

Google planea escanear y publicar miles de viejos diarios en línea

En una decisión que a mí me agrada mucho, Google anunció en la conferencia sobre novedades tecnológicas, TechCrunch 2008, que se asoció con 100 periódicos y escaneará ejemplares antiguos para poner su contenido en línea.

Para mí como LCC es interesante pensar en poder verificar un periódico de, digamos, hace 50 años y ver lo que ocurría ese día, las noticias que estaban en la primera plana y en general qué criterios imperaban para elaborar un periódico en aquella época.

Ojalá se pudiera hacer lo mismo con los periódicos mexicanos, pero claro, pido imposibles. En primera los periódicos de aquí parece que creen que se van a hacer ricos cobrando hasta el doble por los ejemplares viejos.

Además, no se ven a sí mismos tanto como un servicio público sino más, mucho más como un negocio al que hay que ganarle en todo.

En EU además existen ya periódicos escaneados en las bibliotecas, disponibles para todos, acá ¿cuál biblioteca hace eso? Ojalá me mencionaran alguna, quizá las de instituciones como la UNAM, por ejemplo, pero de ahí en fuera las bibliotecas son lugares mal cuidados, mal abastecidos y mal atendidos donde no se puede pedir milagros.

Pero regresando a lo que hará Google será una fuente más de conocimientos para todos, lo cual para mí es una de las cosas que me gustan bastante del Internet: la democratización de los contenidos.

Indefensos consumidores

Y ahora resulta que alguien tuvo la grandiosa idea de eliminar el subsidio a la gasolina que porque “sólo le afecta a los ricos el que se suba la gasolina”, ¿perdón, oí bien?

Nuestros avezados y sabios gobernantes (sí, es sarcasmo), quienes ni siquiera saben analizar estadísticas deportivas, ¿se las quieren dar de muy economistas haciendo una afirmación ABSOLUTISTA como ésa?

De veras que yo quiero que le digan eso a cuantas personas del estrato medio de la población (sí, el que medio come y medio la va pasando) si son muy ricos por tener un ‘vocho’ que funciona a medias y con el cual evitan nada más depender del transporte público (tan seguro, tan eficiente, con tantas rutas – y sí, otra vez es sarcasmo-).

También yo creo que los aumentos que vendrán en escalada seguramente van a afectar a los ricos. Claro que sí, van a tener que dejar de comer caviar del ultra fino para comer sólo del fino, el cual cuesta menos transportarlo.

Ya que con el aumento a los precios no se puede hacer mucho, yo, por mi parte, como tampoco quiero ser tan negativa en mi comentario, me gustaría que acá se diera una moda que en EU últimamente tiene mucha resonancia: el ciclismo colectivo. Muchos salen en grupo (digo, es más ‘fácil’ protegerse en distancias cortas en grupo que un solo ciclista) a sus trabajos -si los tienen cerca- en lugar de gastar gasolina a lo loco.

O de plano hacer lo que (en EU también) pero requiere organización: viajes en conjunto. Allá al menos hay páginas donde una persona se puede poner de acuerdo con otra sobre cómo viajar juntos…

Acá tendríamos que poner en acción la máquina de chismes mexicana, que también es efectiva… Entre gente conocida correr la voz de que uno requiere viaje a x zona de x lugar y a ver si sale, claro, estoy intentando imaginarme que la gente es honorable y cumplirá cuando le toque ir por el otro (o los otros) y que no habrá broncas por ‘Es que ayer la gasolina me tocó a mí, te toca ahora ti’ y demás líos, pero bueno, se vale soñar.

Vivir en la paranoia

No creo ser la única persona en este país que ha tenido estos sentimientos. El sentimiento de miedo e impotencia de no saber si te tocará un día la ‘lotería del delito’ y te asaltarán, robarán o secuestrarán o algo peor…

Ahora, no sólo parece tener no que cuidarse las espaldas cuando anda en la calle (y eso que yo nunca he sido una persona ostentosa, muy por el contrario, de todos modos, realmente no tengo que ostentar). A esta situación hay que añadirle también lo que comenta el compañero blogger LCC Adrián (ADN), que ahora hay que cuidarse de a quién añade uno en redes sociales como Facebook, MySpace, Hi5, por mencionar las más populares en México.

Creo que para esto, como para todo, hay que tener unas reglas básicas, las cuales no puso en su post Adrián (a propósito, puesto que trató varios temas de forma resumida, pero sí puso un artículo muy bueno de Milenio) y me tomo la libertad de comentarlas: 1) la obvia, no poner ningún dato personal (teléfonos, dirección de trabajo, escuela o casa, nombres reales de familiares, pareja, personas importantes en nuestras vidas), 2) no ostentar de lo que se tiene y de lo que no se tiene (esto es una tendencia que se me hace hasta tonta, ¿por qué presumir que se tiene x posesión material, sea carro, casas, celulares, en fin, cosas así, realmente no le veo caso y se me hace hasta odioso de las personas que lo hacen, y mucho más cuando se presume de lo que no se tiene, doblemente estúpido, 3) poner los filtros de los sitios sociales para que sólo amigos vean tus datos o a tus amigos, es más, de plano quitar datos que no tiene sentido que estén ahí, y 4) no añadir a cuanta persona nos pida la autorización.

Este último punto es importante. De repente llegan peticiones de autorización de gente más o menos conocida -a lo mejor alguien que trabaja o trabajó con nosotros, a lo mejor el amigo de un amigo, de un amigo-. Con mucho tiento manejaría a quién de estas personas añades, porque no se sabe si son de los que tienen a gente que ni conocen y quizá por ahí podrían filtrarse tus datos (y me ha pasado con ex compañeras de cierto trabajo o parientes lejanos, quienes tienen hasta al perro añadido).

Y por supuesto, a completos y totales desconocidos, aunque sea feo, yo los rechazo de plano. Hoy me tocó que me quisiera añadir un tipo que no tenía ni siquiera amigos (con lo cual podría ser que yo tuviera idea de cómo lo conozco) y cuya única relación conmigo era que está en el mismo país que yo. No es suficiente para mí. A menos que con un mensaje diga: ‘Hola, te conozco porque en tal lado y tal otro trabajamos / nos vimos / tenemos tales conocidos comunes’.

Yo en lo personal trato de no pensar en la delincuencia, pero al mismo tiempo creo que no está de más tomar precauciones básicas que a lo mejor nos evite algo terrible.