Ojalá la política mexicana fuera así de interesante

¿A qué me refiero? A cómo manejan la política los estadounidenses. No sólo ahora que es la Convención Nacional Democrática sino desde que inició la campaña presidencial (y aún antes, en EU parece que sí es más interesante y relevante lo que pasa con los políticos, no los devaneos sin sentido que hay aquí).

Entre lo sobresaliente, el hecho de que Hillary y Bill Clinton se alinearan y apoyaran a Barack Obama en su candidatura (aún cuando fueron sus más férreos rivales) indica que, aunque duela, cuando es necesario los políticos de un mismo partido en EU se unen en un solo frente.

Acá ni siquiera es posible pensar en una convención o reunión de cualquier partido en el que los diferentes grupitos se peleen como verduleros/as del mercado (ejemplos: la pelea en el PRD por la dirigencia, los pleitos en el PRI desde Roberto Madrazo y Elba Esther Gordillo, en Convergencia el pleito entre la ex candidata a la Presidencia Patricia Mercado y el nuevo jefe del partido).

¿Qué tan importante es la política en EU? El hecho que YouTube tenga un sitio exclusivo para mostrar lo que está pasando en la Convención ya se me hace algo muy diferente a lo que pasa en México. Aquí habrán abierto el Canal del Congreso, pero, a menos que ocurra una pelea campal, una toma de la tribuna o cualquiera de las muestras tan ‘civilizadas’ de política que tienen los Diputados, ¿quién se avienta la soporífera tarea de verlos? Nadie más que los pobres reporteros y periodistas que tienen que hacerlo porque es su trabajo.

Y además, la retórica usada en los discursos es verdaderamente sobresaliente. Nada más ayer, aunque Joseph Biden sea criticado por ser alguien ‘dentro del sistema’ (es decir, todo lo contrario a Barack Obama, cuya principal frase de campaña ha sido “Cambio en el que podemos creer”), el Senador ahora candidato a Vicepresidente se las arregló para vapulear a John McCain, candidato republicano a la Presidencia de EU.

En primer lugar dijo que no se necesitaba a un militar, sino a un líder inteligente que guiara al país. También afirmó que conocía a McCain desde hace varios años, pero no estaba de acuerdo con el rumbo que quería darle al país, el cual básicamente es el mismo que lleva George Bush. Insinuó continuamente que McCain era más de lo mismo y dijo que, si Obama y él llegaran a ganar, no sería de temer el hecho de tratar con la Oficina de la Vicepresidencia (como es hoy en día debido al recio control que tiene Dick Cheney en la política de EU).

Acá, qué esperanzas. La mayoría de los políticos no sabe ni lo que es retórica. Creen que discursos larguísimos y soporíferos logran más que algo conciso, claro y directo (además, no saben ser ni concisos, ni claros, mucho menos directos). Se ‘queman’ apareciendo en cuanto posible acto propagandístico puedan (de hecho, Obama esperó hasta el tercer día de la convención para aparecer en vivo) y su plataforma política es vaga, sin propuestas siquiera medianamente medibles y cuantificables.

Ojalá algún día nuestros políticos aprendieran algo más de esta práctica, que no creo que no tenga errores, que pueda servir para manipular al público, pero sirve muchísimo más para involucrar a la gente en decisiones que les afectarán. Aunque, posiblemente su afán de hacer la política sólo para iniciados sea una forma de excluir a todos del proceso y por lo tanto, gobernar sin intervención de quienes gobiernan.

Actualización:  Después de ver y leer el discurso de Barack Obama de este jueves, de verdad que si los políticos mexicanos tuvieran un poquito, una pizca de esta habilidad política para establecer sus ideales, los mexicanos no estaríamos tan desencantados con el mundo político mexicano y nos involucraríamos más. Realmente un gran discurso.

Anuncios

Entre TV Azteca y Televisa, ¿quién gana en tontería?

Si, por una broma cruel del destino, sólo tuviera uno acceso a los canales de TV Azteca y Televisa, creo que tendría que tirar mi televisión por la ventana para no tener que contaminar mi mente con tanta tontería.

De las televisoras si no es una es la otra la que me saca de quicio. A veces es la exageración llevada hasta el absurdo que hace TV Azteca en sus programas. Apenas, sin querer, me quedé viendo 5 minutos (porque no le podía cambiar teniendo las manos ocupadas) lo que sigue después del noticiero, una especie de ‘serie-telenovela’ que ni siquiera sé su nombre (y aunque lo supiera, ni lo pondría, sería tanto como recomendarlo).

El tema pricipal era cómo un hombre dejaba que su mujer ‘lo humillara’ por trabajar y no estar en casa como ama de casa linda y modosita, ‘cual debía ser’. De verdad que esta televisora se esfuerza por alejar a cualquier persona inteligente y a atrapar nada más a quien, o cae en su juego de falsa polémica, o a quien apoya posiciones tan retrógradas como ésta.

Y luego, Televisa… Su cobertura de los Olímpicos se me hizo bastante aborrecible. De repente, cuando le pasaba, era como ver una ‘melodramatización’ (si se me permite el término) de los deportes. El deporte en sí mismo debería ser emocionante, sin necesidad de narraciones absurdas y gritos innecesarios, pero los ‘televisos’ parece que creen que con frases como ‘María, como la Virgen’ (en referencia al triunfo de María del Rosario Espinoza en tae kwon do) ganaron más adeptos a su ‘basura-televisora’.

¡Por favor! Es de pena ajena sacar ventaja de algo que, uno, es muy respetable, la religión de las personas, y dos, enjaretarnos su grandiosa narración a los que no somos ni de una religión ni de otra, sino sólo respetamos y observamos, dejándonos un sabor agrio por el mal gusto de manipular así las cosas. Vergüenza debería de darles.

Lo dicho, renuncio a volver a ver (ni por error, como me ha pasado últimamente al estar con mi control remoto de un canal a otro) estas televisoras. De ahora en adelante soy ‘gringa’, televisivamente hablando.

Barack Obama y su estrategia tecnológica

Periódicos en EU como The Washington Post, reportaron que Barack Obama está usando una nueva estrategia tecnológica para anunciar quién será su compañero de campaña.

Obama planea enviar un mensaje de texto (vía celular) para manteer informados a sus seguidores en el momento que anuncie quién sera el próximo posible Vicepresidente de Estados Unidos.

El New York Times explica en un artículo de su sección de Opinión que esto no es una mera estrategia ‘de moda’, es propaganda política para obtener los números celulares de miles de personas, gente joven que no tiene siquiera una línea telefónica tradicional o minorías, que por su mismo estatus no cuentan con otra forma de comunicación personal más que sus teléfonos celulares.

Esta, como ya hemos comentado en este blog, no es la primera vez que Obama usa la tecnología para atraer votantes. Además de sus sitios en Facebook y MySpace,

En el día de la elección interna democrática en Iowa, la campaña envió repetidamente mensajes y tips a los celulares de sus seguidores en ese estado.En New Hampshire, Obama envío tres mensajes de texto en el curso del día de las primarias para recordarles ir a votar y hacer que sus amigos votaran.

¿Se imaginan hacer esto en México? ¿Qué tal como herramienta para organizar protestas y atraer más gente a luchar por causas justas? Sobre todo la gente joven.

En el mundo sobran ejemplos de cómo se ha usado la tecnología para hacer cambios. Por ejemplo, en España, en 2004, los jóvenes enviaron mensajes de texto en el día de la elección para decidir si José María Aznar se quedaba como presidente o no, con la pregunta “¿Quién fue?” en referencia a la afirmación del gobierno español de que había sido ETA quien bombardeó los trenes en Madrid y no Al Qaeda. Aznar perdió la elección. Como comenta el NYT:

En Filipinas, en 2001, varias personas se reunieron mandando un mensaje de texto para reunirse en una calle específica en Manila y lograron derrocar al presidente Joseph Estrada.

En Myanmar, tal fue el miedo que el gobierno tuvo al uso de los celulares durante las protestas de los monjes, que ordenaron bloquear el servicio.

Y, regresando a Obama, el candidato demócrata, con esta estrategia, obtendrá una base de datos de personas que tratará de convencer para que voten por él o donen a su campaña. Ésta es una estrategia muy inteligente.

La cobertura de las Olimpiadas en un mundo conectado

Por supuesto, el tema de hoy son las Olimpiadas. Fuera de que son muchas veces utilizadas por el País anfitrión como propaganda (de cuán civilizados y avanzados son por ser capaces de hacer un evento de esta envergadura, por ejemplo), es interesante ver que en un mundo interconectado por el Internet ya no es posible eso de ‘guardar el secreto’ de cómo fue por ejemplo la inauguración.

Por eso, yo creo, TV Azteca y Televisa transmitieron la inauguración en vivo (aún cuando por el horario con China esto pareciera impráctico).

Portales como Yahoo, Google, a través de su sitio YouTube, y periódicos y portales en México y en todo el mundo tienen coberturas especiales con videos y fotos a morir sobre el evento.

Lo curioso que leí hoy: en Estados Unidos NBC no transmitió el evento en vivo, sino que esperaron hasta el horario estelar para hacerlo. Curiosa situación.

¿Somos una generación financieramente inútil?

Aunque Estados Unidos parece ser la nación más poderosa, especialmente en cuanto a la riqueza de sus habitantes se refiere, ahora les está tocando despertar y ver que la ‘burbuja’ irreal en la que vivían podría reventar violentamente.

Un artículo en MSN Money describe a los jóvenes veinteañeros y treintañeros como financieramente torpes. Esta generación no sabe manejar sus tarjetas de crédito y tiene deudas impagables; al adquirir una casa con un 2 por ciento de enganche ni siquiera verifica cuáles son los intereses y condiciones de un préstamo tan ‘generoso’ y algunas veces incluso depende aún de sus padres para sobrevivir.

¿Les suena? Esto me hace reflexionar sobre lo que pasa en México. El panorama se parece en algo, pero la composición social tan variada de nuestro país hace que este cuadro aplique a algunos y a otros no.

Aquí en México también hay ‘yuppies’ (young urban professional – joven profesional urbano), quienes evidentemente cometen este tipo de errores: tarjetas de crédito para adquirir todos los lujos que su sueldo (no importa qué tan grande o qué tan pequeño) no les permite; deudas mayores como el auto en el que se transportan o incluso un ‘depa’ para vivir en él y presumir su independencia (como lo muestra por ahí un comercial de un banco con logo azul).

Pero también está el otro lado de la moneda, los que tienen que recurrir al crédito como medio de subsistencia, la tan mencionada ‘clase media’. Este segmento muchas veces depende de las tarjetas, los empeños o los préstamos para ‘librar el mes’ y esperar hasta la siguiente quincena para recibir un dinero que de inmediato se va en pagar las deudas más urgentes, su casa la adquieren hasta por 30 años -toda una vida debiendo- y algunos incluso la pierden al poco tiempo de adquirirla (si no me creen, nada más vean cuántas casas en fraccionamientos nuevos tienen aviso de ‘Se vende’) y en fin, se la pasan angustiados y pagando sin poder crecer mucho financieramente hablando.

De los sectores con menos ingresos que la clase media de veras que no dan ganas ni de hablar, porque su situación es aún más triste: ni siquiera tienen ingresos suficientes para adquirir cualquier crédito, viven al día, le dan a sus hijos lo más básico y en fin, son la probable fuente de miles de jóvenes que no tendrán nada que hacer más que emigrar o de plano dedicarse a la delincuencia.

Lo que me parece no sé si más preocupante o una especie de consolación es que las dificultades económicas parecen ser generales, es decir, no es el país el que solito se está hundiendo mientras otros triunfan, es una cuestión de cómo el mundo parece estar sumergido en una dinámica económica que está fallando lastimosamente y por la misma interconexión entre países (sobre todo, por nuestra dependencia de nuestro vecino del norte) nos está influyendo de una manera bastante terrible.

De verdad que no queda más que esperar que no llegue la sangre al río y no terminemos como en los años 30.

Internet y los políticos

Este post es una especie de respuesta-ampliación al post en Mediatizando sobre el descubrimiento de dos perfiles falsos del Presidente de la República, Felipe Calderón, en Facebook y MySpace y la indignación que generó en la Oficina de la Presidencia:

El vocero de la Presidencia, Maximiliano Cortázar, nego que Calderón tenga una cuenta en ese sitio. Indicó que, en todo caso, se trata de una suplantación de persona, y advirtió que se iniciarán acciones legales contra los responsables.

Pero eso no es lo interesante del caso. Como bien dice Milenio, otros políticos están optando por hacerse presentes ante los ciudadanos poniendo un perfil suyo en sitios como Facebook, MySpace o los que sean necesarios y es lo que me interesa hacer notar en este post.

Barack Obama tiene mínimo 5 páginas importantes: las obvias, su sitio de campaña y su sitio en el Senado de EU (las dos imágenes después de este párrafo); pero lo interesante es que participen en sitios como Facebook (arriba, casi toda con fondo blanco); y en MySpace (arriba, casi toda en tonos azules). Tiene mención en otros sitios importantes, como lo muestra la tercera imagen en gris.

John McCain, a pesar de que recientemente afirmó que casi no se acerca a Internet, no lee mail y está en general separado de ese medio (cosa que no debió hacer, en mi opinión, pues si ya lo critican por su edad y, por lo tanto, ser de la vieja escuela, es decir, del grupito de Bush) aún así tiene también su sitio oficial, su sitio en el Senado, en YouTube.
El punto es que son políticos que se están dando cuenta que si quieren estar cerca del electorado lo deben usar usando todos los medios posibles. También estoy segura que se dan cuenta que enfocando gran parte de sus baterías a Internet lo que hacen es alcanzar un grupo de gente usualmente con cierto nivel de educación, de información más al día y privilegiada que quienes se basan sólo en medios tradicionales, en fin, gente que al fin y al cabo va a influir en su triunfo o derrota.
¿Será que a los políticos mexicanos no les importa? ¿Será que le tienen miedo a los nuevos medios? ¿Cuál es la motivación para que no se involucren en algo que cada vez se vuelve más parte de nuestra vida diaria?
Posiblemente tienen miedo de tener tanta correspondencia (física y por medio de internet) como la tienen los legisladores en EU, a quienes desde siempre la población de allá les ha podido escribir desde para hacerle peticiones, para motivar algún cambio, para protestar por algo.
También imagino que creen que la gente sólo les pediría cosas, pero si viera, por ejemplo Calderón, que muchos de los que escribieron en su presunto Facebook se veían gratamente sorprendidos y le dejaban mensajes positivos, quizá fuera un nuevo medio de generar movimientos reales (¿qué tal que lo usara para explicarles su visión REAL y COMPLETA de por qué quiere hacer una reforma energética?).

Tal vez la mayoría de los políticos mexicanos (porque como también dice en Mediatizando, ya varios se están metiendo más a estos sitios sociales) no ven que cada vez estamos más cansados de esa tradicional forma de hacer política desde su ‘silla’ y sin el menor contacto con los gobernados.