Ciudadanos periodistas y los nuevos medios

Un post interesante en CNET.com muestra cómo las injusticias y abusos de las autoridades ya son más difíciles de esconder gracias a los nuevos medios.

En tres videos, publicados en YouTube, se muestra que todos podemos volvernos testigos: simplemente con la cámara del teléfono y sabiendo un poco acerca del Web se puede mostrar asuntos que en otras ocasiones habrían sido silenciados.

El ejemplo que ponen en este sitio es un policía de Nueva York que derribó a un ciclista en una protesta contra el uso de automóviles y lo arrestó presuntamente porque el ciclista lo quiso arrollar y además estaba obstruyendo a propósito el tráfico y poniendo en riesgo a los conductores y a él mismo. Sin embargo, esto no sucedió así según puede verse en el video.

Sin embargo, los ciudadanos periodistas también pueden ser excesivos en su castigo a los que hacen cosas indebidas, como el caso de una joven coreana que se negó a limpiar los desechos de su perro en el metro. Alguien la fotografío, publicó las fotos en el Web y pronto la gente buscó información de ella, la encontró y la acosó criticándola por esta sola acción. La chica tuvo que dejar la universidad y esconderse.

Una de las ventajas de los medios tradicionales es que se espera que verifiquen sus noticias antes de publicarlas. A veces esto no sucede, pero en el caso de los periodistas ‘amateurs’ nunca se espera que hagan esto e incluso pueden publicar anónimamente cualquier ‘evidencia’ que encuentre.

En México se han hecho esfuerzos para darle ‘poder a la gente’, en sitios como Esmas.com o TVAzteca, donde se pueden subir videos que, si son considerados interesantes por las televisoras, son mostrados en sus respectivos noticieros.

Sin embargo, como es una nueva manera de darle a la gente un modo de protestar por las injusticias (reales o percibidas), algunas veces hay mucha paja y poca sustancia, sobre todo porque mucha gente es analfabeta funcional (lee, escribe, pero realmente no sabe cómo expresarse correctamente y lo que lee es material de poca calidad que no le aporta nada).

Anuncios

McCain compara a Obama con Britney y Paris Hilton

El candidato republicano a la Presidencia de EU parece estar desesperado. Sus más recientes anuncios televisivos acusan a Barack Obama de simplemente ser una ‘celebridad’ como Britney Spears y Paris Hilton (¿habrá querido decir un ‘cabeza hueca’ como ellas?) y realmente no tener la experiencia o el liderazgo para gobernar un País.

En su sitio se presenta el video que aduce que Obama da soluciones que no van a funcionar y en parte trata de disminuir el aparente éxito que tuvo el candidato demócrata en su gira por Europa.

Lo que hacen algunos desesperados por quitarle puntos a su rival político. Eso no pasa en México (nótese el sarcasmo).

La cultura de lo ‘perfecto’

Leyendo uno de los blogs que me han agradado últimamente, The Weighting Game, me encontré un post que me parece especialmente real: todo mundo hoy en día cree que el tener algunos (o muchos kilos de más) es suficiente motivo para una “intervención”.

¿A qué me refiero con una intervención? Me refiero a aquéllos amigos, parientes o incluso DESCONOCIDOS que creen que es necesario decirte “mujer, creo que has subido de peso un poco (o un mucho)”, o frases más torpes que ésta.

Como el artículo expresa ¿acaso creen esas personas que uno definitivamente no sabe cuánto pesa? Okey, sí puede haber una distorsión del cuerpo, pero creo que casi siempre es hacia pensar que tiene más kilos de los que en realidad tiene, no al revés. Cuando una mujer pasa por una etapa de subida de peso (por embarazo, por estrés, por algún cambio que la hace comer de más) CLARO que se da cuenta que está subiendo de peso. La ropa te lo grita (de repente esos jeans o esa blusa favorita ya no te queda), el espejo ni se diga, el hecho de que vas a comprar algo y tu ‘talla de siempre’ más bien es una o dos más abajo de la que necesitas te lo dice. Entonces ¿qué necesidad creen que hay de decirte que debes bajar de peso o darte recetas para hacerlo?

Caray, a mí se me hace como mínimo una falta de delicadeza y como máximo una grosería y una especie de ‘autoelogio’ para aquellos que lo hacen porque ellos, ¡oh, maravilla!, están delgados (o al menos más delgados que uno).

También coincido con lo que dice la autora del artículo que les digo que es un insulto a tu inteligencia. Creo que las mujeres somos lo suficientemente listas para saber cuando el poco o mucho sobrepeso puede ser algo malo para tu salud, la mayoría yo creo que está buscando cómo ser un poco más sana, ya sea con grandes pasos, como ir a un nutriólogo/a, o comprar una dieta en línea, o adquirir un aparato de ejercicio, para lo cual se requiere dinero, el cual no todas tenemos, o con pequeños pasos, como en lugar de comer tres porciones o dos de algo, rebajarle a una y sustituir con algo más sano.

Pero de ahí a que, incluso cuando tú misma traes el tema a la conversación, te insistan como si fueras una ofensa para el mundo si traes x kilos de más hay una GRAN diferencia.

Insatisfacción y consumo compulsivo

De acuerdo a un artículo que leía hace pocos meses en MSN y el cual encontré guardado recientemente, científicos descubrieron cómo el humor de una persona impacta en las compras que ésta hace.

El estudio se publicó en junio en el diario Psychological Science. La líder del proyecto, Cynthia Cryder, estudiante de doctorado en la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, explicó que en un estudio de 33 personas de 18 a 30 años quienes habían visto un video clip triste pagaban más de 3 veces más por una botella de agua que aquellos que vieron un video neutral.

También quienes se sentían tristes y presentaban estaban altamente enfocados en sí mismos eran los que más gastaban. Esto se determinó contando las veces que decían ‘Yo, mi, mío’ en ensayos que escribieron acerca de sí mismos.

Estudios anteriores sugirieron que los sentimientos de tristeza impulsaban a una persona a enfocarse en sí misma. Entre más triste la persona, más se presentaba este fenómeno.

Esta combinación, triste y enfocado en sí mismo causa a los individuos devaluarse a sí mismos y a las cosas que les pertenecen. Como resultado, buscan comprar más bienes materiales para mejorar su sensación de sí mismos.

Curiosamente, comprar sí levanta la autoestima y el humor, aunque sea temporalmente, pero no es una solución real.

En el sitio LiveScience explican más ampliamente (en inglés) este fenómeno de las compras compulsivas, pero por mi parte definitivamente ahora me explico la forma en que se comportan tantas personas en esta sociedad materialista. Entre más insatisfechas, más grandes su ansiedad por comprar y ser ostentosos para no sentirse mal consigo mismos.

Podrían intentar ser generosos con otras personas, hacer buenas obras, pero continúan en ese mismo camino y gastan para ellos mismos, compran cosas tontas y se ‘sienten bien’, pero es un solo una sensación falsa y su vida sigue igual de vacía.

News Divine: Y todo vuelve a la ‘normalidad’

¿Notaron que en cuanto se fueron los máximos jefes de la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal y de Seguridad Pública, todo volvió ‘a la normalidad’ luego del asunto del “News Divine”? Tienen mucha razón en la revista Proceso. Su análisis del caso establece que situaciones como como ésta demuestran la ineptitud de nuestras autoridades.

Pero este último hecho pocos parecen querer darle continuidad. Al menos en los medios las notas sobre el caso son inexistentes. Mientras, para las personas que desafortunadamente perdieron a alguien en ese antro no creo que nada vuelva a ser normal.

Leía una entrevista con la familia de la mujer policía de 20 años que falleció ahí. A los familiares ni siquiera les han dicho cómo, si es que en verdad cumplen, le darán una pensión a la pequeña de once meses que dejó esta mujer en la orfandad.

Quién sabe cómo esté el resto de las familias de los fallecidos. Si a trabajadores de la Comisión de Derechos Humanos del D.F. los amenazaron, no quiero saber a estas familias que exigían justicia. Espero realmente, verdaderamente estar equivocada y que ya los estén atendiendo habiendo pasado el circo mediático.

Mientras tanto, se despidieron a los presuntos responsables, pero al final ¿qué pasará? Seguramente lo mismo que cuando destituyó el ex Presidente Vicente Fox a Marcelo Ebrard por los linchamientos en Tláhuac: estarán un tiempo fuera de la política pero luego regresarán.

Se les despidió precisamente para acabar con todo el escándalo, pero las causas ahí seguirán.

Sin duda, la Policía seguirá siendo un grupo de (en su mayoría) personas no capacitadas para el trabajo que muchas veces se dejan tentar por la corrupción que va desde los altos mandos hasta el más humilde oficial y probablemente vuelva a pasar algo parecido otra vez.

Los inspectores seguirán permitiendo, después de generosas ‘mordidas’, que operen sitios con poca seguridad para sus clientes, como lo era el News Divine.

El Gobierno del DF continuará sin solucionar de raíz estos asuntos porque son difíciles de solucionar y no tan espectaculares quizá como las expropiaciones de terrenos donde “se comenten acciones delictivas” (según dice el Gobierno) y todo continuará ‘normal’.

TV abierta: de mal en peor

Veo la televisión abierta mexicana y de verdad no les creo que llegue a tales grados de estupidez. Como siempre, Televisa y su afán de hacer ‘parodiar’ pero con éxito nulo y a veces con amplio mal gusto. Su última ‘parodia’ fue a “Los monólogos de la vagina”, la cual retitularon “Los monólogos de la vajilla”.

Para empezar, ¿es siempre necesario asociar a las mujeres con enseres domésticos? ¿De verdad somos tan unidimensionales que sólo tenemos relevancia en relación a ser amas de casa y ya? ¿Siempre tenemos que estar relacionadas con estas cosas no importando que tengamos otros roles?

En series estadounidenses, a lo mejor es fantasía, pero al menos se ven más mujeres en puestos de poder, en puestos importantes (arqueólogas, directoras de empresas, jefas de policía, altas ejecutivas, en fin) y ¿aquí en México? Lo más normal es oir cómo rápidamente nos degradan en serio y en broma, desde algún idiotísimo político que se le ocurre decir que porque el titular de la Secretaría de Gobernación fue a ver a la Presidenta de la Cámara de Diputados ya fue a ‘tocarle la pierna’ hasta los que aducen como argumento como una mujer que ‘debería estar en su casa atendiendo a su marido y sus hijos’.

Y a esta cultura de que somos algo así como ciudadanas y personas de segunda categoría añaden estas ‘parodias’. ¡Qué estupidez! Y luego se preguntan por qué pierden cada vez más rating entre la gente que no les tolera estas tonterías.

¿Consignación justa o cacería de brujas?

El caso News Divine parece ir hacia el mismo destino que muchos otros casos de presuntos abusos policiacos: el uso de posibles “chivos expiatorios” que sirven como ‘muestra’ de que las autoridades están haciendo justicia, pero que dejan muchas dudas respecto a su presunta responsabilidad.

El más reciente consignado, el ex coordinador de la Unipol en Gustavo A. Madero, Guillermo Zayas, está luchando con todo por no ser declarado culpable de homicidio culposo de 12 personas en el mencionado antro el miércoles 25 de junio.

También el dueño del lugar ya fue consignado por corrupción de menores y se dice que pronto se le acusará de posible responsabilidad en el homicidio.

La pregunta que queda es: ¿realmente son éstos los culpables o, al menos, los únicos culpables? ¿O se puede considerar que todo el asunto ocurrió por una serie de fallas endémicas a las autoridades mexicanas?

Entre esas fallas se pueden encontrar tantos factores que son evidentes para la ciudadanía: mala preparación de los policías; falta de reglas claras de cómo debían realizar su trabajo; corrupción desde los puestos directivos hasta los ejecutivos; ignorancia, nula ejecución u omisión voluntaria de lo que dice la ley para actuar con discrecionalidad, en fin, tantas cosas.

Quizá el dueño del antro sí vendía licor a los jóvenes, pero, si lo hacía, ¿por qué no se le clausuró antes o con tranquilidad y en privado ese mismo día, cuando supuestamente policías ‘infiltrados’ estuvieron en el lugar y atestiguaron la venta de alcohol? ¿Por qué entonces permitirle, como muestran los videos, que saque papeles y que haga el anuncio del operativo e incluso ofrezca entrada gratis para el siguiente viernes a los jóvenes? ¿Acaso querían presionarlo para que diera la típica ‘mordida’ y todos como si nada?

Si el ex coordinador de la Unipol no supo coordinar a sus elementos, si no era competente, ¿por qué estaba en ese puesto? ¿Se enteraron o no sus superiores de que se iba a hacer un operativo de este tipo, cómo se iba a hacer y cómo se iba a controlar a una multitud para evitar que la situación se saliera de control? ¿Para qué intentar detener a todos los menores de edad del lugar sin comprobarles alguna responsabilidad primero? Que yo sepa consumir alcohol o drogas de forma personal a lo más es una falta administrativa y eso si se causan disturbios luego de hacerlo. ¿Se justificaba la detención?

Desgraciadamente lo que parece que se busca es que no haya respuestas a estas interrogantes. Todos las hacen, todos las piden, las autoridades hacen como que no oyen. Y de nuevo ocurre lo de siempre: la justicia a medias, lo cual no es una verdadera justicia.