Educación, ¿en manos de los padres?

Mi hija, por una serie de circunstancias, acude a una escuela preescolar pública. Anteriormente asistía a un kínder privado, pero al mudarnos a medio ciclo escolar, a una zona desconocida donde no teníamos idea de qué escuelas había, optamos porque entrara a una pública.

En el kínder privado, a pesar de ser el primer grado, mi hija utilizaba cerca de 6 libros y la misma cantidad de cuadernos. Tenía su maestra regular y una de inglés. Todos los días llegaba con una cantidad de tareas como para niña de tercero de primaria y había que ayudarle a hacerla por varias horas, sin embargo, le gustaba.

En cambio, en esta escuela tiene tres libros, los cuales nos pidieron comprar como a tres meses de haber entrado a clases. A veces le encargaban tarea, a veces no. Lo que hacía en casa lo entregaba en hojas blancas tamaño carta. Como a los cuatro meses del inicio de actividads pidieron que llevara dos cuadernos.

Debido a que en la otra escuela los libros iban y venían (no permanecían en el salón, como en esta escuela pública) tenía una idea de qué le estaban enseñando en ese momento y cuál era el objetivo de determinada tarea. En la escuela pública no pasa esto.

No quiero ser absolutista ni decir que todas las escuelas públicas son malas ni que son iguales o que no les enseñan bien por el hecho de no tener tantos libros, pero lo que sí tengo muy cierto es que a los padres REALMENTE no los involucran en la educación de los niños. Esa participación más bien es simulada por los políticos y los sindicatos de profesores, quienes pretenden que sí están haciendo que los padres participen cuando les piden que hagan las tareas con los niños.

Sin embargo, a mi parecer no es suficiente. Quizá muchos padres no saben tanto como para ayudar a los niños a niveles del bachillerato en adelante, pero ¿por qué no involucrarlos realmente en el temario que llevarán los niños en kínder? ¿Llamarlos para ver cuál es el progreso de los niños? ¿Ponerles cada día un objetivo educativo claro o al menos semanal claro?

Supongo que eso no conviene porque entonces uno podría comparar realmente cómo les enseñan a los niños en diferentes escuelas públicas y compararlas también con las privadas y esto generaría suficiente inconformidad como para, ahora sí, tumbar a ese sindicato de maestros en nuestro país que vive para recibir beneficios, más no para realizar su trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s