Lentitudes

Este país está lleno de ‘lentitudes’ que afectan a quienes los habitamos.

Las más conocidas son las burocráticas. ¿Quién no ha tenido que hacer largas filas, pasar de la caja 1 a la 5 a la 7 a la 20, llevar un papel que en ningún lado te dijeron, salir por otro que supuestamente desde la entrada debieron decirte, etc.?

Por supuesto, también está la gran ‘celeridad’ con la que se mueve la justicia para solucionar cualquier tipo delito. De ahí la poca cultura de denuncia que existe en la sociedad, porque aparte de que incluso desde el momento de denuncia runo se enfrenta a multitud de dificultades, casi siempre es tiempo perdido.

Otro de los más molestos, que yo creo que todos hemos padecido: la lentitud y hasta plena desconsideración que existe al momento de buscar trabajo. Es un hecho que, desde el momento en que uno ya repartió curriculums y solicitudes, es una ruleta quién te va a llamar y quién no. El problema no es ése, es cuando te llaman y te hacen ir n cantidad de veces, hacer pruebas, te llaman a entrevistas en etapa 1, 2 y casi 3, pero te resuelven, si bien te va, en un mes o dos, si mal… Pueden pasar meses y de repente recibes una llamada de que siempre sí. Si la respuesta fue negativa, nunca lo sabes, nada más no llaman, a pesar de haber hecho toda la tramitología.

Me pregunto si a los empresarios no les parece que quienes buscan empleo tienen que gastar recursos (transporte, comida si están muchas horas en x lugar haciendo pruebas), tiempo (que podrían usar para buscar otro trabajo) y energía emocional (¿será muy difícil mandar un mail estandarizdo que diga ‘no pasó la prueba, gracias por su asistencia’?)

Y lo bonito no termina muchas veces ahí. En algunos trabajos en lo que te resuelven situaciones de papeleo y demás no ves tu sueldo, así trabajes un buen tiempo, hasta por meses.

Estas cosas ¿no las ven los legisladores? ¿O como a ellos sí les dan dinero y a cada rato, como ellos no padecen burocracias, como ellos no están en la angustia de resolver una situción legal, les importa poco? Mejor ni contesto esta pregunta.

Anuncios

Fumadores y no fumadores

Este post es para, por primera vez, felicitar al gobierno por una medida tomada en el Distrito Federal y que ojalá se extendiera a todo el país. Hablo de la disposición de que ahora en restaurantes, oficinas de gobierno y escuelas se prohibe o limita el humo del cigarro.

El hecho que más me agrada es que ahora los restaurantes, por ejemplo, tendrán que dividir físicamente, no sólo simbólicamente, las áreas de fumar y no fumar.

Hasta ahora únicamente se llevaban a la gente que no fuma a una zona del restaurante y a la que fuma a otra, pero esto es una soberana tontería, porque el humo se expande en el espacio que tenga disponible, no sólo en un área específica.

Mientras tanto, las consecuencias para los no fumadores ante la exposición del cigarro seguían ocurriendo. De hecho, por cada fumador que tiene probabilidad de tener problemas de salud por el humo, 6 no fumadores tienen potencial para desarrollar enfermedades.

Creo que una cosa que muchos fumadores inconscientes no entienden es que su derecho a su droga (porque la nicotina es una droga, permitida y alentada por las tabacaleras, pero droga) termina en el momento que comienza el derecho del no fumador a respirar. Felicidades al Gobierno del DF por esto.

Mejor la guerra que la salud

Es indignante que en Estados Unidos, el país que más gasta en la guerra, se use como argumento para rechazar un nuevo seguro que cubriría a niños que no tienen cobertura de salud que éste sería MUY CARO.

Se gastan 7 mil millones de dólares AL MES en la guerra en Irak, pero no pueden proveer la misma cantidad AL AÑO.

Por supuesto, el principal responsable de que no se aprobara esta ley fue el que siempre ha estado apoyando la guerra, aunque sea un fracaso logístico y humano: Bush.

De acuerdo a su gran criterio, los niños de clase media que no les alcanza a sus familias para pagar un seguro médico no tendrían por qué tener el apoyo del gobierno aunque no les alcance.

¡Vaya argumento! Más bien, como dicen los críticos, Bush está del lado de las compañías aseguradoras que quieren que forzosamente esas familias tengan que contratar primas carísimas, las cuales les reportan muy buenas dividendos a las aseguradoras.

Y se dicen el país de la verdad y la justicia, jajaja…

¿Guerra sucia?

Con el asunto de las explosiones en ductos de Pemex, que se adjudicó el Ejército Popular Revolucionario (EPR), se abieron interrogantes sobre la forma en que las autoridades combaten este tipo de grupos.

Las preguntas son: ¿las personas desaparecidas que reclama el EPR que le sean entregadas están en manos de las autoridades? ¿Murieron en manos del Ejército o algún grupo policiaco.

Quizá nunca exista una respuesta a estas cuestiones, pero resulta perturbador pensar que todavía las autoridades puedan recurrir a estrategias de Guerra Sucia para acallar a sus opositores.

Si efectivamente están en sus manos estas personas, es un hecho que en México ese ‘Estado de Derecho’ que tanto cacarean las autoridades no existe, es una simulación gubernamental y parte de su usual demagogia.

Desgraciadamente, aunque hoy se anunció que el CISEN (Centro de Investigación y Seguridad Nacional) ayudará a buscar a los desaparecidos, quizá nunca se sepa su paradero ni tampoco se castigue a quien haya sido responsable de su desaparición. Como siempre, México parece avanzar, pero todo sigue igual.

¿Suerte o ‘amiguismo’?

Una amiga y yo platicábamos recientemente cómo es que personas con poca preparación, nula planeación de su vida y en general ninguna ambición más allá del dinero tienen éxito en la vida.

Es difícil entender qué es exactamente lo que hacen estas personas. ¿De verdad es el trabajo duro lo que las lleva al éxito económico? ¿O es su forma de persuadir a los demás a que les den por su lado? ¿Mera suerte?

También está la cuarta opción: se trata de personas que saben adular a quien sea que les pueda reportar un beneficio, ya sea que les dé trabajo, los recomiende o los meta en negocios provechosos.

Las primeras opciones me parecen que son válidas, cada quien sabe cómo se esfuerza, ya sea físicamente o siendo una persona que tenga buenas relaciones personales y sin pedir algo o sin comprometer sus principios lograr que le ayuden, pero la cuarta me parece y siempre me ha parecido uno de esos vicios de la cultura mexicana que dejan fuera de la jugada aquienes no estamos dispuestos a dejar de lado nustra forma de ser y de pensar para agradar a alguien.

Siempre se puede ser educado y diplomático, pero ¿cambiar de ‘colores’ cada vez qeu alguien nos puede dar algo? Eso le llamo hipocresía.

Sería bonito que solamente con méritos y esfuerzo lograra uno tener cierto éxito en la vida, pero… no siempre sucede y menos en una sociedad como la nuestra.