¿No que tan aislados?

Recuerdo que cuando internet comenzaba a hacerse conocido entre más gente, quienes se negaban a usarlo decían que aquellos que se involucraban en el mundo del internet iban a convertirse en una especie de ermitaños que no saldrían de sus casas, que no tendrían relaciones humanas reales y cuya vida transcurriría frente a la pantalla de una computadora.

Pero wow, a más de 10 años de que oí esos comentarios resulta que al menos tres estudios que he leído desmienten esa idea.

En el último, llamado Proyecto Internet Catalunya (PIC), impulsado por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y financiado por la Generalitat, se concluye que “los usuarios de Internet son más activos, tienen más amigos, están más implicados en la vida política y sufren menos depresiones”.

El sociólogo Manuel Castells destacó que el proyecto “ha verificado lo que ya se sabía, que las nuevas tecnologías no encierran a la gente en casa sino que activan la sociabilidad”. Según Castells, considerar que el uso de Internet “aísla y enajena” es una “patraña sin ninguna base científica”.

El exhaustivo estudio fue realizado por 40 investigadores tras recabar 15 mil 390 entrevistas presenciales y 40 mil 400 por Internet.

En opinión de Castells, “cuanto más autónoma es una persona más utiliza Internet, y a su vez, este uso refuerza su autonomía”. Para el sociólogo, esta apreciación es un “logro” porque “es la primera vez que se demuestra estadísticamente”.

Según el sociólogo, la red “requiere un determinado nivel educativo”, porque se está “ante una sociedad de la información desinformada y esto no lo resuelve Internet”. También ha afirmado que la red “profundiza la brecha más histórica: la educativa”.

El estudio muestra que el 83% de jóvenes de entre 15 y 24 años son usuarios habituales de las nuevas tecnologías.

Como que ahora se confirma que más bien quienes tenían miedo a las tecnologías eran los que querían decalificar a quienes sí les sacamos provecho, jejeje…

Anuncios

Derecho a bien morir

Por primera vez en México se están discutiendo temas polémicos pero probablemente necesarios…

El 24 de abril en el D.F. se aprobó el derecho de las mujeres a abortar antes de las 12 semanas de gestación… Hay quien está en desacuerdo, hay quien está de acuerdo, pero discutir sobre el tema y pensar formas en que las mujeres no tengan que llegar al extremo ya se me hace positivo… Ojalá alguien hiciera algo práctico (dar educación sexual, crear albergues para mujeres embarazadas y sin recursos, etc.) aparte de gritar consignas y condenar…

Ahora se está discutiendo la posibilidad de darle el derecho a las personas con una enfermedad terminal a decidir que no se le mantenga artificialmente su vida (con respiradores, con resucitación si hay paro cardiaco, en fin)…

Desde mi punto de vista a mí sí me gustaría poder decidir que mis familiares me ‘desconecten’ si nada más estoy viva porque aparatos me ayudan a ello y ya mi cuerpo no funciona, sea por vejez, enfermedad o accidente…

¿Para qué sostener una vida hasta un nivel que se vuelva incierto, doloroso para los familiares e incluso indigno para uno mismo, estar ya con el cuerpo sin responder, sin poder controlar funciones como la evacuación, llagado de tanto tiempo en cama, entre otras cosas? Se me hace innecesario e injusto…

Además, muchas veces sostener a un enfermo implica gastos que se vuelven prohibitivos… Se supone que la muerte es algo natural, que (para quienes tienen una fe religiosa) no implica el final y que hay que aceptarla como un paso a algo mejor, entonces ¿para que prolongar en este mundo el sufrimiento de un cuerpo que sería solamente el envoltorio de algo más trascendente?

Pero bueno, ya debatirán (espero que con la cabeza y no con el hígado) los legisladores y veremos en qué queda esto…

Igualar degradando

De veras que me sorprende la forma en que en el país se maneja mal el que todos ‘seamos iguales’ en todos los ámbitos…

Uno de los casos más recientes fue el de un niño de 12 años que, debido a su capacidad ya está estudiando el segundo semestre de preparatoria, pero para a quien las opciones para continuar estudiando se le van acabando…

De por sí para poder cursar la preparatoria se enfrentó a burocracia e incomprensión… En México no hay apoyos para los niños superdotados como él y entonces debió estudiar inicialmente al mismo nivel que niños normales, aburrirse en clases y enfrentarse a maestras que se molestaban porque no quería obedecer y ‘aprender’ lo que ya desde mucho tiempo atrás sabía…

Para poder cursar la educación básica se le hicieron exámenes de validación de conocimientos, y eso con la gestión de sus padres, que se consideron afortunados de haber logrado que le permitieran eso a su hijo…

Pero para cursar la universidad su única opción prácticamente sería irse al extranjero, pues la SEP no permite adelantar materias…

De hecho su ‘solución’ es que el niño se ‘integre’ a clases con niños de su edad, con capacidades normales…

Pero ¿cómo se les puede ocurrir hacerle esto a un menor que tiene capacidades mucho más allá de su edad? Es como querer matar su hambre de conocimiento y de crecimiento personal… No puede ser que quieran tomar la misma aproximación que con niños con capacidades cognoscitivas menores a lo normal, para quienes integrarlos a un salón regular sí es un avance…

A veces parece que sí vivimos en la metáfora de la cubeta de cangrejos donde, si uno quiere salir, los demás se encargan de ‘regresarlo a la realidad’ y evitar que se supere…

A lo que hemos llegado

La preocupación por la cantidad de accidentes al volante ya no nada más parece alertar a los gobiernos, sino también a la Iglesia Católica…

De plano tan grave es que incluso el Vaticano tuvo que sacar sus Diez Mandamientos para el Conductor (sí, así como lo leen).

Con estos preceptos la Iglesia Católica pretende denunciar que a muchas personas cuando conducen les aflora el instinto de dominio, prepotencia y poder y el automóvil lo usan como objeto de ostentación de si mismos, para eclipsar a los demás y suscitar envidias.

El texto también denuncia comportamientos “poco equilibrados” en muchos conductores como la falta de cortesía, gestos ofensivos, imprecaciones, blasfemias, pérdidas del sentido de la responsabilidad, violación deliberada del código de circulación.

Por primera vez creo que estoy de acuerdo con esta idea de los prelados católicos. Realmente a la calle ya no se puede salir sin encontrarse con gente, que amparada en que va en un vehículo de varias toneladas, hace desmanes y muchas veces mata gente en su soberbia de tener un automóvil.

Entre los mandamientos están los siguientes: el primero es “No matarás”, segundo “La carretera sea para ti un instrumento de comunión entre las personas y no de daño mortal; tercero, “cortesía, corrección y prudencia te ayuden a superar los imprevistos”; cuarto, “sé caritativo y ayuda al prójimo en la necesidad, especialmente si es víctima de un accidente”; y quinto, “el automóvil no sea para ti expresión de poder y dominio y ocasión de pecado”.

El sexto “mandamiento del automovilista” es “convence con caridad a los jóvenes y a los que ya no lo son a que no se pongan al volante cuando no están en condiciones de hacerlo”; el séptimo, “brinda apoyo a las familias de las víctimas de los accidentes”; y el octavo, “reúne a la víctima con un automovilista agresor en un momento oportuno para que puedan vivir la experiencia liberadora del perdón”.

El noveno “en la carretera tutela al más débil”, y décimo “siéntete tu mismo responsable de los demás”.

Ya no si siguieran estos mandamientos (que quiero ver que los católicos nada más ‘de nombre’ realmente hagan caso; los que sí siguen sus preceptos mis respetos) sino si al menos conocieran y respetaran el reglamento de tránsito de cada entidad gran cosa se lograría…

Pero como nuestra cultura mexicana es pasarnos los reglamentos por ‘el arco del triunfo’ pues ese deseo queda meramente en esperanza… para los que no tenemos automóvil…

Pesadilla telefónica en episodios

¡Qué bonito es la forma en que Telmex engaña a sus clientes!

Ya ni siquiera extraña que haya engaño, lo que sorprende es la forma en que lo hacen.

Este post, aunque no logre solucionar nada, al menos que les sirva de alerta a quienes contraten servicios con esta empresa de pacotilla…

Cuando te instalan el teléfono el técnico usualmente hace una revisión en la Central que le corresponde a la colonia para habilitar la línea… Luego va a una caja donde hace la conexión de la señal a la línea que va hasta la casa de uno.

Posteriormente, ya dentro de la casa, si hace falta, pone una caja a donde conecta el cableado exterior y pone el cableado interno necesario.

Pero, a veces, estos últimos elementos ya están puestos pues ya había antes una línea telefónica.

Pero resulta que si uno no revisa bien la hoja de que se instaló la línea, y no checa que diga ahí expresamente “no se puso cableado interno”, te cobran 600 pesos (sí, 600 pesos) por algo que nunca instalaron.

Por supuesto, el técnico que acude ni siquiera te menciona este hecho, que tienes que poner que no hubo instalación de cableado… Tampoco te dan copia de la hoja ni te dicen que la leas con atención, nada… Parece simplemente que certificas que sí funciona la línea adecuadamente.

Y con eso se ‘amparan’ para querer cobrarte una cantidad exhorbitante por cables y caja telefónica que a lo más costarán 100 pesos (y exagerándole mucho)…

En la ignorancia de sus procesos aprovechan para robarle del bolsillo a la gente que necesita un servicio…

Pero esto, obvio, no queda aquí… El siguiente episodio será mi queja formal con Profeco… A ver qué sale… Pero de que no nos dejaremos, no nos dejaremos

Y hablando de estafas

Triste que en México esté el segundo hombre más rico del mundo (Carlos Slim, dueño de Telmex, entre otras empresas) y haya gente tan desesperada por un empleo que fácilmente cae en seudo empleos (que más bien son estafas) que abundan en los periódicos…

Alguna vez, cuando era inexperta en la búsqueda de trabajo, llegué a ir a una de estas sesiones de reclutamiento..

Ahí te hacían esperar un rato hasta hacerte pasar a un salón con muchísima gente (primer motivo para desconfiar, ya que si se trata de un puesto para alguien capacitado obviamente a cada uno le tienen que hacer una entrevista seria y privada).

Luego, un tipo o tipa con vestimenta ‘ejecutiva’ (pero si uno se fija, enseguida puede notar la mala calidad de la ropa, que le queda muy grande, que parece traje de los que compras en barata o en segunda mano) que te comienza a hablar de que va a haber una capacitación y que la actitud ‘positiva’ cuenta mucho.

La actitud positiva es que no cuestiones nada de lo que te digan ni hagas preguntas lógicas como ¿de qué se trata el empleo?, ¿qué actividades se realizarán?, ¿dónde?, ¿qué sueldo tiene?, ¿qué prestaciones?, en fin, lo lógico que se pregunta cuando se busca un empleo real.

Claro, si te vuelves muy preguntón el ‘reclutador’ o te saca del lugar o te calla con ‘no puedo seguir si están interrumpiendo’ o algún pretexto del estilo.

Después, según me enteré por gente que siguió más allá, te hacen vender productos por los cuales tienes que pagar por adelantado y lograr una ‘meta’ de ventas… Si no lo haces, te quitan el producto y te corren.

Si ‘pasas’ la prueba te ponen de telefonista a reclutar más incautos…

Mi pregunta es: ¿dónde está la Secretaría del Trabajo para evitar estos engaños?, ¿por qué no se regula como delito grave que le hagan perder su tiempo y su esperanza a gente que sólo necesita trabajar?, ¿no pueden encarcelar a esta gente que literalmente está estafando a miles?

Pero no, me olvido que estamos en ‘México lindo y querido’, donde proteger al indefenso es la última prioridad de las autoridades…

Vaya ‘servicio’ telefónico

Como siempre la ineptitud de empresas monopólicas y mafiosas como Telmex me sigue sorprendiendo…

Es imposible que uno como cliente quiera quedarse con una compañía que le cobra cosas inexistentes, como una seudo ‘instalación interna’ que nunca se hizo (puesto que en donde ahora vivo ya había teléfono antes y sólo hubo que habilitar la línea y no se colocó ni un tornillo nuevo)…

Es increíble también que primero, hace cerca de un año, me convencieran de cambiar, vía telefónica, mi modem normal a uno inalámbrico porque supuestamente era cliente de mucho tiempo… Después llegara un contrato que jamás mencionaron durante la llamada en la que el modem es gratis siempre y cuando permanezca dos años más con ellos… Y por último, al reinstalar mi servicio en esta ciudad en que estoy, me quieran cobrar el modem que presuntamente es gratis…

¿Acaso no es esto kafkiano? Pero claro… Ante la estupidez cometida por no sé qué empleado con iniciativa al menos ya me quitaron el cargo por el modem… El cual es bastante comprobable que tenía yo desde antes de mudarme… La parte de la instalación inexistente está “bajo investigación” y “pronto me llamarán” para ver qué sucedió…

Esto sin añadirle que, según reportaje de la sección Interfase del periódico “Reforma”, el modem inalámbrico que tengo tiene serios defectos… Y sí, lo hemos comprobado… Tiene velocidad varibable, tira la conexión a veces de la nada, el acceso al internet también depende del ‘humor’ del modem… ¿Y eso le dan a uno como cliente ‘consentido’ y luego se lo quieren cobrar?

Ah, pero eso sí, Slim es ya el segundo hombre más rico del mundo… Maravilloso…