Por qué odiamos el spam

En un artículo de The New York Times se explica por qué nos molesta tanto que nos manden mensajes de spam, sobre todo cuando estos mensajes en los que una persona te cuenta su vida, obra y milagros… junto con 20 destinatarios más.

Según el sociólogo consultado por el articulista, nos gusta más sentir que noticias acerca de la vida de una persona cercana a nosotros nos llega de forma exclusiva que como si fuera boletín de prensa.

También los mensajes menos personales (artículos, presentaciones interactivas, flashes, juegos) enviados a 20 personas más nos dan a entender muchos metamensajes (es decir, el mensaje más allá del mensaje), entre otros, que no nos damos ni tiempo de pensar si eso que enviamos le interesará a la persona, si tendrá tiempo de leerlo, que lo tratamos como uno más de la lista a la que le reenviamos todo y que simplemente no estamos comunicando nada, nada más haciendo que el e-mail de esa persona termine quién sabe dónde (quizá en manos de quienes te llegan en correo de ofertas como ‘compre su chalet en Suiza’ y tonteras así) gracias a que a veces ni siquiera tenemos la delicadeza de ponerlo en el campo Con Copia Oculta o BCC.

Definitivamente a mí me gusta mucho más cuando una persona toma un poco de su tiempo y te escribe aunque sea una notita en un mail diciéndote ‘pensé que te interesaría porque te gustan las historias de camellos morados’ (por decir algo) que cuando te llegan mensajes sin ton ni son y que a veces ni siquiera corresponden a tu edad (digo, así como que ver chistes de adolescentes pues quéeee divertido es)…

A los seres humanos nos gusta que nos distingan, sentirnos incluidos, pero desgraciadamente la tecnología nos ha ayudado a ser perezosos… Ese tiempo que nos tomábamos para saber del otro se perdió completamente, ni siquiera para contarle a otra persona cómo nos va en la vida… Esas pláticas en las que le cuentas a alguien todo lo que sentiste, viste, viviste y no cosas superficiales porque es un mail que le llega a todos, esos mensajes se extrañan…

En fin… La tecnología me agrada, pero el uso que le damos nos ayuda a acercarnos o a aislarnos del mundo… Así que cada quien debería pensar hacia qué punto está caminando…

Pleitos y tonterías

Parece ser que las autoridades, en lugar de pensar en cómo coordinar las acciones para mejorar este país, más bien están viendo cómo ganar puntos para obtener el siguiente puesto político y vivir del erario.

Ejemplos esta semana ha habido varios, pero el que más me llamó la atención fue el que protagonizaron funcionarios de Educación en el DF y en el Gobierno Federal.

Al parecer el titular de Educación en el DF, ante el reparto de uniformes en escuelas del Distrito Federal, dijo que no se están coordinando en ninguna forma con la Secretaría de Educación Pública, encargada a nivel país de este tema.

Claro, esto le ¿dolió? a los funcionarios de nivel federal, quienes al día siguiente le cancelaron a Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno del DF, un evento donde iba a entregar más uniformes, bajo pretexto de que los alumnos no podían interrumpir sus actividades.

Como si esto no pasara cuando la Secretaría de Educación Pública hacen sus eventos…

En fin, ya no son políticos, son verduleras que pelean al cliente… Mientras, la gente, en la total apatía, nada más mirando…

Ciclopistas y realidades

En la Ciudad de México se está planeando generar ciclopistas para fomentar el uso de medios de transporte no contaminantes. Sin embargo yo no creo que la gente, aún con las ciclopistas, con la poca cultura y la poca importancia que le da al medio ambiente, realmente tome su bicicleta y se traslade a sus trabajos en este medio de transporte.

Ahora, una cuestión que creo que no están tomando en cuenta las autoridades de la Ciudad de México es que la gente no sólo se transporta en la sola ciudad, sino que muchos viven en los municipios aledaños a esta zona. Mi marido, por ejemplo, toma un camión, luego metro, luego tren ligero y por último otro camión para llegar a su destino.

En el maravilloso plan del Jefe de Gobierno del DF, ¿también contemplarán dar permisos a los ciclistas de trasladar su bicicleta en los medios de transporte que circulan por el Estado de México? Porque entonces toda esa gente que quizá podría querer usar su bicicleta y hacerle caso no podrá.

Después, ¿realmente qué van a hacer para que los automovilistas respeten los espacios y a los mismos ciclistas? Porque es muy conocido en el DF la habilidad para cerrársele a los otros conductores, dependiendo del tamaño del automóvil. Es decir, respeto al otro no existe.

En fin, que espero que esta medida no se quede en mera demagogia, sino que realmente se den todas las herramientas para que la gente comience a ver los transportes alternativos como una posibilidad, si no, mejor que se ahorre el gasto el gobierno del DF.

¿Qué van a hacer?

Por lo visto la dichosa lucha contra el narcotráfico no va tan bien como lo quieren presentar las autoridades.

Las ejecuciones diarias que se han dado en nuestro país no sólo alarman por lo terrible de estos hechos en sí, sino porque parecen ser una estrategia mediática y de demostración de fuerza de los narcotraficantes. Es decir, el gobierno parece débil ante lo que hacen los ‘narcos’.

Usar al ejército parecía al principio no tan mala idea… Pero ahora parecemos comprobar, como bien dicen por ahí, que la sangre siempre trae más sangre.

Se ha propuesto incluso que se legalice la droga para evitar más guerras por territorios y las consecuencias de que los cárteles operen en la clandestinidad…

La cuestión ahorita es qué van a hacer las autoridades para parar esa espiral de violencia. ¿Acaso tienen idea? Lo dudo bastante…

Mexicanos ¿incultos?

Desde el fin de semana pasado, en una fiesta a la que acudí, surgió la reflexión de que en México no nos falta tanto recursos o leyes o instituciones, sino simplemente cultura.

No cultura como la que se ve en museos o vestigios arqueológicos, sino la que nos permite respetar las leyes, cuidar nuestro entorno, tratar al prójimo como quisiéramos que nos trataran.

Curiosamente también la ONU opina lo mismo. En un noticiero que escuchaba hoy por la tarde, “Enfoque”, resulta que un comisionado de este organismo decía que nos falta cultura y valores a los mexicanos para dejar de padecer los problemas que tenemos en la actualidad, entre ellos la violencia.

Y yo creo que se extiende a todo… Se extiende a que nos hace falta cultura para saber que si tiramos basura a lo mejor nosotros no padecemo las consecuencias, pero otro mexicano, otro compatriota lo padecerá; que si ensuciamos el agua, alguien carecerá de la misma; que si no respetamos las áreas de cada uno (por ejemplo, los automovilistas a los ciclistas, los ciclistas a los peatones, etc.) quizá en ese momento nos salgamos con la nuestra pero creamos un ambiente de hostilidad unos con otros que genera desunión a la larga.

En fin, que en este pais cada quien jala para su santo y no se logra nada concreto…

Y por supuesto, existen quienes deciden que si aquí no es posible avanzar por esa circunstancia mejor es irse, por mucha riqueza natural y potencia que tenga México.

Triste caso que haya que llegar a la desilusión total y a buscar algo fuera de nuestro país, porque aquí todo sigue igual.

¡Este es el post número 100! Sin querer, pero ya tengo 100 posts en este blog…Y aunque pocos lo lean y nadie festeje conmigo, a mí me da gusto y tenía que ponerlo… 🙂

Madre sólo hay una

No sé si nadie más se siente como yo en este día…

Para empezar, como que se ha convertido más en un asunto de provecho para las tiendas (las cuales fomentan el consumismo para que vayas y le compres algo a la mujer “que te dio la vida” – como si los hombres no hubieran hecho lo mismo en ese caso, jejeje)…

En ese aspecto me molesta que me feliciten porque sí, no como no sé, reconocimiento a que tal vez no lo estoy haciendo tan mal, sino porque es obligatorio o algo así, jejeje…

También me parece que el festejo sigue siendo en cierta forma sexista, porque aparte que relega el papel de los padres (que hay hombres que sí saben ser padres, mi marido es uno que se preocupa por su hija y trata de verla, aunque a veces se desespere, jejeje) y por otro lado, ¿por qué todo lo que te regalan tiene que ser algo como para que sigas manteniendo “en orden tu hogar”? Es decir, lavadoras, secadoras, licuadoras, en fin, cuanto aparato electrodoméstico haya en el mundo… Okey, sí, un buen aparato facilita la vida, pero… ¿es que una madre sólo eso puede querer como regalo y en su vida, quedarse a ver que la casa marche bien y demás?

Por otro lado, como que siento que en México el papel de mamá está impuesto… Para quien no quiere o no puede tener hijos es una tortura todas esas mujeres que con conmiseración las miran y casi casi les dicen que no eres mujer por no tener un retoño a tu lado (como si todas las mujeres que tienen hijos fueran ejemplares, que no, hay mamás que son peores que las hienas, jajaja)…

Además no falla el que, ante una decisión como no ser madre critica como si una mujer que se obliga a sí misma a tener un hijo porque la sociedad así lo impone fuera a ser feliz…

Creo que las mujeres tenemos derecho a tener sueños, tengamos o no hijos, que no impliquen volcarse en ellos. Además, no creo que sea sano que sólo tengamos como meta el que los pequeños se desarrollen, sin siquiera una actividad extra, porque al final algunas madres acaban sintiéndose que los niños les deben algo por haber ‘botado’ lo que ellas querían para dedicarse a ellos y ya.

En fin, son mis opiniones sobre este día… Aunque también creo que hay por ahí mamás conscientes, que quieren ser mamás de tiempo completo, que no se arrepienten de serlo, que verdaderamente son felices de ver a sus hijos desarrollarse, y un aplauso para ellas…

Solamente me parece que no es justo censurar a quienes humanamente tienen una necesidad de no ser catalogada como ‘la mamá de…’

Superar la infidelidad

Hoy veía un programa muy bueno de “Diálogos en confianza” (Canal 11, del IPN, de 9:00 a 10:30 de la mañana) sobre la infidelidad…

Vaya que es difícil llegar a las conclusiones que llegaron en el panel… Desgraciadamente a las mujeres en este país nos enseñan a complacer a los demás, no a buscar convertirnos en seres valiosos y pensantes que tienen valor intrínseco, aunque no tengamos a un hombre a nuestro lado…

Si no logramso una autoestima sana, cuando alguien se interesa en nosotras, a veces sentimos que necesitamos tanto a alguien más que aceptamos que esa persona nos trate como si no valiéramos nada… Es decir, que se busque una ‘segunda opción’ como si fuéramos un objeto que si no le parece, usa otro…

Lo digo desde un nivel bastante personal, porque alguna vez me pasó que una persona, que por supuesto no tuvo la menor ética o autoestima personal, estuvo jugando de esta manera…

¡Qué difícil es cuando uno es inexperta darse cuenta cuando alguien de verdad te quiere y no sólo está proyectando lo que tú esperas para al final sólo tratar de autosatisfacer sus necesidades!

Pero creo que todas las mujeres podemos en un momento dado, si nos esforzarnos por darnos cuenta que valemos mucho, entender que ser infiel es problema de ESA persona, que es egoísta, insensible y que no sabe valorar lo que cada uno de nosotros tiene de especial y particular y ser comprometido con ese alguien…

Es muy diferente recibir ese amor comprometido, total, sin reservas y sin secretos que estar con alguien en onda de ‘pégame, pero no me dejes’, ‘engáñame, pero no me dejes’.

Saber valorar a alguien con sus defectos y virtudes sin estar comparándolo/a con nadie requiere madurez también, no la estupidez de siempre ver mejor lo que hay alrededor y no lo que tiene uno junto…

Ojalá todas las mujeres nos diéramos cuenta tan pronto como nos interesa el sexo opuesto que nosotras valemos por nosotras mismas, no por quién está con nosotras…

Ojalá los hombres de este tipo aprendieran también que hay riqueza en estar con una persona y saber todo de ella y no estar probando acá y allá porque realmente, al final sólo queda vacío… Aunque esto es más difícil…