Y el internet sigue sorprendiendo

Para aquéllos que todavía no entran en la onda tecnológica (por ganas, no por falta de acceso debido a su situación económica u ubicación geográfica) yo diría que se están perdiendo varias cosas que de otra manera no se enteran.

El hecho es que la internet se ha ciudadanizado, es decir, que cada vez más personas creemos contenidos y seamos una especie de periodistas amateurs (bueno, en mi caso sí soy periodista, pero me refiero a que quienes crean, investigan y editan contenido sin tener la información formal).

Con esta ciudadanización ocurren cosas que antes no se veían, como por ejemplo, en el Periódico a.m. de Celaya, en Guanajuato, la nota de portada del 20 de febrero pasado reportó que en YouTube, el famoso sitio de videos, un celayense tomó video de un agente de Vialidad ‘mordelón’ en el momento de pedir dinero a un ciudadano.

El caso generó que para este 22 de febrero el agente haya reconocido su culpa y haya sido cesado de la corporación.

Realmente el internet se está metiendo, literalmente, hasta la cocina y logrando cosas que antes no se lograrían.

Incluso el alcalde de esta ciudad ya afirmó que estarán monitoreando en caso de que haya más denuncias en video y se limpiará la corporación de agentes corruptos.

El video ya desapareció de YouTube, desafortunadamente, pero quien tuvo la valentía de ponerlo logró al menos un poco en la lucha contra ese cáncer que en México parecer permearlo todo: la corrupción.

Las delicias de ser madre y trabajar en un diario

Sí, este post, como se podrán imaginar, es para ventilar una de mis tantas frustraciones.

En las escuelas y el mundo en general parecen pensar que uno como madre está las 24 horas en una sola actividad: ser ama de casa. Hay quien tiene esa ¿suerte? ¿circunstancia? más bien circunstancia de no tener necesariamente que trabajar fuera de casa para vivir (porque el trabajo en casa también requiere muchos detalles y a veces hasta más tiempo de dedicación).

Pero ¿qué hacemos las que tenemos un trabajo aparte de ser mamás y amas de casa, y además este trabajo es en la tarde-noche?

Son circunstancias muy específicas de muy poca gente comparado con el resto de la población en México, que sí trabaja en horario diurno, que de alguna forma u otra medio concide con los horarios de los niños.

La cuestión es que no es mi caso… Y la cuestión es que, si en la escuela lo saben, ¿por qué diablos no son tan inteligentes como para avisar cosas simples y sencillitas con tiempo de antelación?

Por ejemplo, hoy. El viernes Michelle se sintió mal y pues no supe que hoy iba a haber una especie de ‘festival’ por ser fechas de carnaval, que podían ir disfrazados. Yo hubiera visto cómo sacarle el disfraz si me avisaran con tiempo (no sólo desde el viernes, sino al menos una semana o hasta dos antes). Pero no, no es posible para esta gente planear.

Y varias veces han hecho lo mismo. Lo más que he llegado a ver que hacen es avisar con UNA semana de antelación. ¿Ustedes creen que eso es lógico? ¿Que uno tenga que sacar del aire cosas especiales que prepararles, sobre todo cuando la mitad de tu vida te la pasas en un periódico y no tienes chance de esas cosas?

También, parece que el resto del mundo, aunque SEPA que no tienes el mismo horario y que llegas muchas veces en las madrugadas cree que te puede robar los preciosos minutos de sueño que apenitas alcanzas a recuperar llamándote a deshoras.

O creen que tu trabajo es ‘por gusto’. Digo, sí, una parte es por gusto, pero pues creo que uno no vive del aire, así que para conseguir lo que necesita debe ejercer en algo que esté de acuerdo con sus habilidades. Mis habilidades son la escritura, el análisis de contenidos y algo de diseño, por lo tanto, mi trabajo es obvio que tiene que ser en un periódico.

En fin, que a veces da frustración esta vida “fuera del horario de los demás”.

Disciplina

Esa palabrita creo que los mexicanos no la conocemos.

Todos los días, en las calles, en las escuelas, en los trabajos, se encuentra uno gente que va por el mundo sin la menor idea de cómo realizar una labor, mucho menos organizadamente, con un objetivo, con una consecuencia.

A mi parecer, esto se debe a la falta de disciplina. No hablo de la disciplina como castigo (ya ven que usan mucho esa palabra en el verbo “disciplinar”, como castigar). Hablo de que uno, desde niño, debería de aprender que en la vida hay reglas que se deben seguir, reglas para la buena convivencia, para organizar la vida diaria, para hacer cualquier actividad.

Como leí en una definición por ahí:

la Disciplina es la capacidad de actuar ordenada y perseverantemente para conseguir un bien. Exige un orden y unos lineamientos para poder lograr más rápidamente los objetivos deseados, soportando las molestias que ésto ocasiona.

Sin embargo, lo que veo a diario es que la gente en este País carece de esa capacidad de pensar más allá de su momento presente y de actuar con constancia para lograr un bien futuro mucho mayor que la satisfacción momentánea.

Veo niños que hacen berrinche o chantajean a sus padres para conseguir el juguete de moda… Veo adolescentes que extienden la mano y ya tienen su ipod, el coche, ropa de marca, lo que quieran… Veo jóvenes que al llegar a un trabajo esperan que éste se adapte a ellos y no ellos a él, que son incapaces de cumplir con ciertos lineamientos, que hacen todo lo posible por hacer lo que se les dé la gana porque no ven que trabajan por una meta común. Es más, no saben ni lo que es una meta.

Y así la vida se les va. Después, se preguntan por qué nunca lograron nada, por qué siguen en el mismo punto donde comenzaron, por qué son profesionales ‘de chocolate’ y no de verdad… Y por qué nadie los toma en serio. Triste caso, ¿no creen?