Niñez robada

Una conocida (gracias, Gio) de un grupo al que pertenezco nos mandó a todas un artículo del periódico La Nación en el cual se explica que en Gran Bretaña 110 escritores, maestros y psicólogos británicos están preocupados por la presión que sepone en los niños de ahora.

De acuerdo a ellos

los niños británicos “están siendo empujados a la adultez antes de tiempo” y “un cóctel siniestro de comida junk (chatarra), marketing de la sexualidad, juegos electrónicos y una obsesión más por galardones que por aprendizaje en las escuelas” les está “envenenando la vida”.

Los niños británicos, dicen quienes protestan por cómo se están dando las cosas, necesitan comida fresca y poco procesada, no comida chatarra, juegos y no entretenimientos frente a un televisor y experiencias de primera mano con el mundo y los adultos, no virtuales.

Sin embargo, esto se les da cada vez menos, y eso sin contar todos los exámenes y habilidades que se les quiere hacer aprender.

Todo es competencia ahora para los niños. Desde la guardería (parece que eso de la ‘estimulación temprana’ es ya un requerimiento para que se considere uno de estos lugares como bueno). Además, los niños están ya tan inmersos en esta mecánica que no tardas en encontrarte a pequeños que todo el tiempo están compitiendo, incluso por cosas absurdas (yo como más rápido que tú, yo sé hablar más que tú, yo hago mejor cualquier cosa que tú).

¿Caray, que ya no se puede simplemente tratar de aprender, de ser bueno, pero no por competir con alguien más, sino con tal de ir haciéndote una persona hecha y derecha?

Yo la verdad nunca he entendido esta dinámica de exigirles tanto, de que incluso los niños ahora SE SUICIDAN porque no sacaron las calificaciones que sus padres esperaban. ¡A qué grados hemos llegado!

Además, les estamos quitando todo lo que nosotros sí disfrutamos cuando eramos pequeños. Cada vez hay menos espacios abiertos, menos árboles, menos lugares donde revolcarse, ensuciarse, gritar, correr, jugar….

Los estamos preocupando por cosas como cómo se ven o cómo se visten desde pequeños. No puede ser que las niñas están preocupadas por verse como si fueran pequeñas ‘vedettes’ y los niños por verse ‘galanes’.

Ojalá los papás de esos niños que se están haciendo materialistas, competitivos, de apariencias pudieran abrir los ojos y regresarles su inocencia y su infancia, que es lo que merecen vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s