El conflicto ¿sin fin?

Desde hace ya meses en el estado sureño de Oaxaca los ciudadanos viven en prácticamente un estado de sitio.

Curiosamente están sitiados por personas que deberían estar trabajado por ofrecerle un bien para México: la educación.

Los profesores oaxaqueños iniciaron pidiendo algunas cosas que quizá no eran tan descabelladas.

Pero hoy en día piden, entre otras cosas, que renuncie el gobernador del Estado (que no, no es una blanca paloma), lo cual podría ser posible que ocurriera si aparte de ellos hubiera mayor apoyo popular mayoritario y además la voluntad de quienes pueden decidir en ese asunto: el Presidente, los diputados y senadores de México.

Pero no, ahora Oaxaca es una especie de letra de cambio a ver quién consigue más: los profesores, al tener tomada la capital y amenazar con extender aún más su resitencia; los políticos, para ver qué logran al tratar de resolver el problema, porque los correligionarios del gobernador en problemas no dejarán que lo expulsen a menos que les den algo jugoso que ‘sustituya’ el poder que pierden.

En fin, México parece pasar de un conflicto a otro, de la orilla de un precipicio a otra y en esa misma dinámica por supuesto que no es posible que haya ni crecimiento ni avance. Mientras eso sucede, el país mira como espectador lo que sucede y duerme.

Tal vez nos merecemos este país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s